La importancia del análisis e interpretación de la información financiera

Los administradores de las empresas tienen la función primordial de dirigir todos los esfuerzos de la organización a cumplir sus objetivos expresados a través de su visión, su misión y sus valores. Normalmente la administración de empresas pequeñas jóvenes estará a cargo del empresario emprendedor que establece el negocio siguiendo un sueño de alcanzar el éxito mediante una idea para solventar una necesidad específica de la sociedad.

Desafortunadamente, de acuerdo con las estadísticas, aproximadamente seis de cada diez empresas que se establecen cada año no sobreviven los primeros cinco años. Las principales causas de esto son: falta de conocimientos teóricos, de experiencia práctica, disciplina de trabajo y financiera.

Algunos de los factores de fracaso de las empresas tienen que ver con la falta de previsión de los efectos de las decisiones operativas y financieras a corto y a largo plazo que toma la administración del negocio. Esta falta de previsión, a su vez, se debe a el desconocimiento de los efectos que pueden tener en la empresa todas las decisiones que se toman.

Con objeto de tener los elementos necesarios para tomar decisiones adecuadas, el o los administradores, tienen que tener un conocimiento profundo de la situación financiera de la empresa y de las variables fundamentales que conforman los resultados de la operación, incluyendo aquellos que afectan el flujo de efectivo.

Para esto, los administradores deben contar con información financiera y operativa veraz y oportuna. La información operativa y contable, surge de la operación y tiene que ser procesada diario y con oportunidad para que puedan ser verificación mutua.

Uno de los factores que, en mi experiencia, hace que el administrador se equivoque en la toma de decisiones tiene que ver con la falta de conocimientos contables y financieros y la creencia de que solo le es útil la información reportada por la parte operativa. Es importante no olvidar que la contabilidad y la información financiera que de ella emana proviene de esas mimas fuentes y que cualquier discrepancia es consecuencia de problemas o vicios emanados de la operación del negocio.

La información financiera, en conjunto con la información operativa, adecuadamente analizada, ayuda a prever y detectar con oportunidad errores y problemas financieros y operativos, y con ello asegurar que las decisiones del negocio pueden ser tomadas con certeza y oportunidad.

El análisis de la información financiera es el primer paso para lograr una adecuada interpretación de esta. Para esto, existen técnicas de análisis desarrolladas durante muchos años que permiten determinar las relaciones entre los componentes de los estados financieros de la empresa en relación con la estabilidad financiera, las causas y efectos de las transacciones, las tendencias y la productividad.

Los requisitos para que los resultados del análisis se lleven a cabo son los siguientes:

• Información financiera y operativa consistente, es decir que siempre de período a período sean preparadas con las mismas reglas y metodologías.
• Información veraz, es decir que toda cumpla con las características de integridad, existencia de derechos y obligaciones, exactitud matemática, valuación correcta y presentación correcta y consistente de acuerdo con las reglas de un marco normativo aceptado (por ejemplo, las normas mexicanas de información financiera – NIF).
• Información comparable con empresas o instituciones similares (esto se logra también cumpliendo con las NIF).
Continuaremos con este tema en artículos posteriores.

*El autor es socio de Vission México Business Advisors, S.C.
[email protected]