¿Crédito Infonavit, privado o esquema mixto?

Pocas decisiones son más importantes que comprar una casa. Por su elevado costo, la vivienda generalmente requiere un compromiso de dinero importante y muy pocos mexicanos de 30 años o menos tienen una vivienda propia. Por lo mismo, la disponibilidad de créditos se vuelve un insumo necesario para poder adquirir un inmueble. Pero ¿qué alternativas hay de financiamiento para comprar una casa?

Pocas decisiones son más importantes que comprar una casa. Por su elevado costo, la vivienda generalmente requiere un compromiso de dinero importante y muy pocos mexicanos de 30 años o menos tienen una vivienda propia. Por lo mismo, la disponibilidad de créditos se vuelve un insumo necesario para poder adquirir un inmueble. Pero ¿qué alternativas hay de financiamiento para comprar una casa?

Crédito Infonavit.- La primera opción de financiamiento, que tienen todos los mexicanos con aportantes al IMSS o al ISSSTE, es la del crédito Infonavit. El Infonavit es un organismo descentralizado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, que tiene como función primordial generar un fondo a partir de las aportaciones que los trabajadores y patrones formales en México hacen a las subcuentas de vivienda de cada trabajador, y con ese fondo, prestar dinero de los trabajadores para dar créditos para la adquisición de viviendas.

Su principal producto es el “crédito Infonavit”, al que tienen acceso todos los trabajadores que estén al corriente con sus aportaciones de seguridad social. Presta un máximo de aproximadamente un millón 700,000 pesos, que puede resultar insuficiente para muchos tipos de vivienda hoy disponibles en Ciudad de México. La tasa de interés del crédito Infonavit es del 12% anual, pero ofrece la ventaja de que si tu cónyuge también es sujeto del crédito, pueden los dos pedirlo conjuntamente y eso los hace acreedores a un monto mayor. Las mensualidades del crédito se determinan en función del sueldo del solicitante.

Crédito Mixto.- Los otros productos que ofrece el Infonavit para compras de vivienda (Cofinavit, Cofinavit Ingresos Adicionales e Infonavit Total), son lo que se conoce como productos “de segundo piso”, es decir, son productos que si bien están fondeados por el Infonavit, se colocan a través de bancos comerciales. Por lo mismo, el Infonavit presta un monto a una tasa y en determinadas condiciones, y cada banco es libre de ampliar ese crédito con un monto adicional. El valor total del crédito mixto depende de las evaluaciones que cada banco haga de la capacidad de crédito del solicitante. La tasa de interés de la parte del crédito prestada por el Infonavit es del 12%; la del banco puede variar.

Créditos Privados.- Son los que se obtienen directamente con la banca comercial. Por lo mismo, las condiciones varían de banco en banco, por lo que vale la pena que te acerques a cada una para conocer el detalle de los costos. Cada banco tiene sus propias reglas para determinar las condiciones. Los puntos principales en qué fijarse son la tasa, el plazo, el enganche, y los valores mínimos y máximos de monto a financiar.

¿Pero entonces cuál me conviene más? La respuesta es que depende de tu situación particular. Hay personas que simplemente no son sujetas al crédito Infonavit tradicional (por ejemplo, porque trabajan por honorarios y no tienen seguridad social, por lo que no han aportado al Infonavit). Por otro lado, personas con poco o mal historial crediticio pueden tener mejor suerte intentando obtener un crédito de gobierno que un crédito comercial.

El crédito Infonavit con su tradicional tasa del 12%, es un crédito de mercado pero caro; en términos generales (según datos de la Condusef del 2017), las tasas más bajas del mercado estaban aproximadamente en 9.50%, con una mediana de entre 10.50% y 11.20%. Las tasas más altas podían llegar 15% o 16 por ciento