inflables

Por: Jorge Monroy / El Economista

El Covid-19 obligaba a Carlos Hernández a cerrar su negocio y despedir 12 empleados, gracias al cambio de giro ha mantenido la plantilla

Distribuir contenido