10,000 diarios!!!

Si tu médico te pide hacer más ejercicio y ser menos sedentario o si tú quieres dejar en el pasado los tiempos de inmovilidad, te sugerimos que camines diariamente, la caminata siempre beneficiara a tu cuerpo, y más provecho tendrás si logras caminar 10,000 pasos diarios!!!

Beneficios de caminar.

  • El organismo aprovecha el oxígeno más eficazmente, y el azúcar (glucosa) en la sangre se maneja de mejor manera.
  • Favorece el buen funcionamiento del corazón, y bajan 35% las posibilidades de sufrir hipertensión arterial.
  • Aumentan las cifras del colesterol bueno y los triglicéridos disminuyen.
  • Mejora el funcionamiento intestinal, y previene la osteoporosis.

Además ponemos en “movimiento de vida” a nuestros: músculos, ligamentos y articulaciones, Incluso esa tensión nerviosa que andamos cargando va desapareciendo conforme nuestros pies avanzan. Caminar paso a paso o rápidamente, siempre, nos traerá uno o más beneficios.


El ritmo de la caminata

Si en el pasado o actualmente tenemos una enfermedad –antes de iniciar un plan de caminata- consultemos con el médico, para saber que tanto nos podemos esforzar. Si el médico nos dice que no tenemos problemas de salud, un buen ritmo de caminata, es cuando podemos hablar para platicar, y al mismo tiempo sentimos que nuestro latido cardiaco y nuestra respiración van aumentando, y además empezamos a sudar.


Calentar para caminar

Si caminamos sin intensidad y con calma, no es necesario calentar. Si vamos a caminar con ritmo intenso debemos calentar de 5 a 10 minutos, para que poco a poco nuestro corazón y los músculos se vayan preparando para el esfuerzo que vamos a emprender, además procuraremos una adecuada nutrición, si deseas mayor información sobre como hidratarte puedes escribirle al autor de esta columna el Dr. Daniel Alcaraz Aguilar, al correo sanoypositivo@hotmail.com con copia a sanoypositivo@gmail.com


Técnica para caminar

Caminemos rápido o despacio, es muy importante jalar el aire por la nariz y expulsarlo por la boca. Nuestro cuerpo debe tener una posición natural sin encorvarnos para adelante o para atrás. Moveremos los brazos como si hiciéramos una marcha atlética. Al dar el paso, es conveniente apoyar primero el talón, luego el arco del pie y finalmente los dedos.


Ropa

La ropa será compatible con el clima, cómoda, un poco floja para favorecer los movimientos y la circulación, y permitirá la evaporación del sudor. Como parte de nuestra vestimenta, aconsejamos, usar una gorra o sombrero, para protegernos del sol o del frío. Si nuestras caminatas, son en días nublados o por la noche, es aconsejable, usar ropa con colores claros y con reflejantes.


Calzado

El calzado debe ser confortable y apropiado para atenuar el peso del cuerpo. Un calzado idóneo es aquel que brinde soporte a todo el pie, teniendo como punto especial, el soporte del talón. El pie no deberá deslizarse y ni resbalarse dentro del zapato. Aconsejamos usar calcetas que no se arruguen y que sean de telas que mantengan los pies secos. Si caminamos mucho, sería conveniente, cambiar los zapatos cada tres o seis meses, se toma esta medida para tener siempre el efecto amortiguador del calzado.


Las cimas se alcanzan poco a poco

Si por alguna razón, la caminata excede nuestro límite de resistencia, aparecerán algunas de las siguientes molestias: Mareo, sudoración fría, palidez o dolor. Si esto sucediera debemos solicitar ayuda médica y volver a planear la intensidad de la caminata, así como, nuestro programa de hidratación.


Más información

Si necesitas más información para que tus caminatas sean más provechosas, escríbele al autor de esta columna el Dr. Daniel Alcaraz Aguilar, envía tus preguntas, a los correos: sanoypositivo@hotmail.com con copia a sanoypositivo@gmail.com

*El autor es Capacitador autorizado por la STPS Federal en temas de salud y efectúa Exámenes Médicos de acuerdo a normas de la STPS Federal, para empresas y corporativos
sanoypositivo@hotmail.com