Reconozca la franquiciabilidad de su negocio

Que tu negocio lleve varios años en el mercado con éxito, que la gente comience a pedirte su modelo o te pida permiso para copiarlo, son algunos de los indicativos de que tu negocio está listo para ser franquiciado.

Varios son los factores que se deben tomar encuentra para saber si un negocio es apto para este proceso, que dependiendo de su complejidad puede llevarte entre tres y ocho meses, y durante los cuales deberán realizarse planeaciones estratégica para construir planes de negocio, marcos jurídicos, reestructuración de las empresas y contratos que darán certidumbre al desarrollo de la franquicia.

Existen empresas que han franquiciado casi de manera autónoma, algunas son exitosas, tiene varios años en el mercado, diferentes departamentos, pero el triunfar como una franquicia depende sobre todo de una infraestructura operacional administrativa sólida, susceptible de ser clonada y operada a larga distancia.

El director de la consultoría Feher & Feher, Ferenz Feher, señala que no todo negocio es susceptible de ser franquiciado.Para evitar ser presa de una ilusión creada por una moda pasajera, señala que lo más conveniente es intentar llevar a este proceso un negocio ya probado, que tenga por lo menos dos unidades funcionando por tres años.

De acuerdo con el consultor, hay dos formas para llegar a franquiciar un negocio, hacerlo por medio de un experto, es decir, una consultoría, o hacerlo por sus propios medios.

Se debe tomar en cuenta que la primer forma es más rápida y profesional para llegar a las metas, sin embargo para ambos casos es indispensable la capacitación continua y acercarse a personas con elevada ética por el riesgo que conlleva la inversión y la cantidad de datos confidenciales que se manejan.

Si opta por contratar a una consultoría, lo más conveniente es tomar muy en cuenta al experto que se contrata. Ferenz Feher recomienda revisar los proyectos de éxito que la consultoría en cuestión tenga funcionando, el conocimiento de sus asesores, las marcas que haya apoyado y, de existir alguna empresa asesorada que no terminó de franquiciar, investigar las razones de esta situación.

Se aconseja también revisar la infraestructura de la consultoría, la profesionalización de los asesores y sobre todo que la ética empresarial y compromiso de estos sean verdaderamente altos.

Como todo proceso, este también conlleva riesgos y según los expertos, algo muy importante para minimizarlos es que si un propietario no se siente totalmente listo para franquiciar un negocio, es mejor no hacerlo, ya que de tomar una decisión incorrecta se podría hacer daño uno, al inversionista y al sector de la franquicia.

La Asociación Mexicana de Franquicias tiene programas y cursos específicos de capacitación como el Procef, el Programa para Certificación para ejecutivos en franquicias, entre otros, para tener éxito en este ámbito.