El impuesto contra la informalidad desincentivará la bancarización

La Cámara Nacional de Comercio en Pequeño advierte que el impuesto contra la informalidad desincentivará la bancarización de changarros, cuyos propietarios recurrirán a guardar el dinero en el colchón para eludir el gravamen y evitar ver mermadas sus ganancias en por lo menos 10%, dice su presidente, Alvaro Ramírez.

Estimó que los pequeños negocios regresarán a guardar su dinero en el colchón y pagar todas sus operaciones en efectivo para eludir el pago del Impuesto a los Depósitos Bancarios (IDB) que se aprobó con la reforma fiscal, pues afecta sus ingresos y merma su utilidad.

Y es que su aplicación a partir de julio del próximo año, en el caso de pequeños comerciantes, significará que tendrán que dedicar 3 días de trabajo para solventarlo, sobre una base de ingresos de 1,000 pesos mensuales, de los cuáles unos 200 pesos les quedan de margen de ganancia.

Ejemplifico el dueño de un minisuper gana en promedio 1,000 pesos diarios y trabaja de lunes a domingo, al mes está manejando unos 30,000 pesos en efectivo que depositarlos en el banco le costará, solo por ese impuesto, dos días y medio de su trabajo.

Previó que al mermarse el margen de ganancia los pequeños comerciantes optarán por pagos en efectivo y asumirán el riesgo que significa tener el dinero en su negocio en lugar de una institución bancaria.

“Regresaremos a la economía en efectivo lo que hará más difícil acceder a un crédito bancario”, advirtió el presidente de la Canacope quien afirmó que así como las grandes empresas se quejan por la aplicación del Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU), el gravamen afecta a los pequeños negocios y representan un mayor número de unidades económicas.

Reconoció que es un retroceso el manejo en efectivo pues los pequeños negocios que vinieron incorporando servicios como terminales punto de venta para pago con tarjetas de crédito y débito, optarán por el manejo del dinero liquido.

CRÉDITO: 
Redacción