Faltan más inversionistas ángeles

Durante el primer semestre de la actual Administración, la Secretaría de Economía (SE) ha otorgado créditos por un monto de 256,300 millones de pesos en apoyo de micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes); sin embargo, es casi nulo el financiamiento que existe en México para los emprendedores.

De acuerdo con datos de Nacional Financiera (Nafin), los préstamos al sector privado en este mismo periodo ascendieron a 93,560 millones de pesos; de los cuales, 38.5% correspondió a micros negocios, 22.9% a pequeños, 22.6% a medianas empresas y 16% a grandes unidades productivas.

Los recursos que se han destinado en beneficio de los emprendedores han sido para la creación de incubadoras de negocio, pero hace falta el fomento de clubes de inversionistas y la promoción de los inversionistas ángeles, reconocieron Nafin y la Subsecretaría para la Pequeña y Mediana Empresa (Subpyme) de la SE.

Entrevistado por El Economista, Mario Laborín Gómez, director general de Nafin mencionó que entre algunas de las razones por las cuales no se canaliza capital de riesgo a emprendedores son la ausencia de proyectos, la falta de estímulos fiscales, los pocos inversionistas institucionales y de largo plazo, además de un marco regulatorio propio.

“En cuanto a emprendedores andamos mal, apenas vamos arrancando pero necesitamos apoyar a muchas empresas con capital”, reiteró.
Replicarán modelo

Explicó que la idea es replicar el modelo que se tiene en Estados Unidos, en donde de 500,000 empresas que nacen por año, 50,000 son respaldadas por inversionistas ángeles por un monto aproximado de 40,000 millones de dólares. De este modo han surgido compañías ahora transnacionales como Starbucks, Microsoft, FedEx y Nike, entre otras.

No obstante, en Estados Unidos existen cerca de 900,000 de los llamados “angel investors”, mientras que en México esta cifra apenas alcanza 2,664 y en el Portal de Inversionistas Ángeles de Nafin se han revisado desde el 2004 a la fecha 4,729 proyectos, de los cuáles apenas 324 han comprobado su viabilidad.

Con el programa de apoyo a emprendedores de Nafin, la Institución junto con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, aportan hasta 20% del capital, mientras que los emprendedores y la iniciativa privada, el resto.

“No gustó este modelo porque es autosustentable. Consiste en presentar los proyectos a los inversionistas y no destinar recurso fiscal para esto. Es importante que el dinero se utilice bien y para ello hace falta coordinación y buenas incubadoras”, destacó.

Capacitación

Al respecto, Víctor Sandoval, director general adjunto de Información Empresarial de la Subpyme resaltó que se han desarrollado 308 incubadoras de negocio “para fortalecer a los jóvenes emprendedores para que desde la educación básica, podamos generar visión de empresarios en un nuevo entorno de negocios.

Adelantó que se espera cerrar el sexenio con 1,000 incubadoras y desarrollar nuevos modelos de atención para llegar a comunidades marginadas e impulsar proyectos productivos de esas regiones.

Destacó que para el financiamiento, el gobierno federal ya “está trabajando en desarrollar metodologías e impulsar los esquemas de ángeles inversionistas, pero también los clubes de inversión”.
[email protected]

CRÉDITO: 
Claudia Castro