Donan US1.3 millones para desarrollar microcréditos

La fundación Bill & Melinda Gates entregó una donación de 3.1 millones de dólares a Pro Mujer, red de microfinanzas líder en América Latina y pionera en la combinación de servicios financieros con capacitación y servicios de salud, para las mujeres emprendedoras más pobres.

De acuerdo con la agrupación, la donación, de cinco años, se empleará para investigar nuevas posibilidades en el segmento de menores recursos del mercado latinoamericano de microfinanzas.

Se desarrollarán seis nuevas clases de productos crediticios diseñados especialmente para tipos específicos de clientes pobres, que en la actualidad no reciben atención adecuada de los modelos tradicionales de microfinanzas.

“La importancia de esta donación va más allá de nuestra propia red: lo vemos como un respaldo a nuestro enfoque particular en las microfinanzas. Al integrar servicios financieros con servicios de salud y capacitación, podemos ocuparnos del segmento más pobre del mercado, lo cual permite que las mujeres emprendedoras más pobres puedan desarrollar negocios nuevos y rentables, o expandir los que ya tienen” afirmó la cofundadora y directora ejecutiva de Pro Mujer, Lynne Patterson.

El modelo también demuestra que la oferta de un paquete integrado de servicios financieros y servicios de salud y capacitación para los clientes de microfinanzas de menores recursos no sólo puede ser lucrativa, sino también una forma rentable de brindar esos servicios de salud.

El monto promedio de los préstamos de Pro Mujer es de 164 dólares y se encuentra entre los más bajos de la industria, pero la alta tasa de repago de sus clientes se ubica entre las mejores.

Por su parte, Sylvia Mathews, CEO y Directora Ejecutiva de la Fundación Gates, sostuvo que la organización que encabeza considera a Pro Mujer una organización líder en la oferta de servicios financieros para comunidades de muy bajos recursos.

“Queremos apoyar su obra creando nuevas formas innovadoras de expandir el alcance de esos servicios a las poblaciones que no reciben atención suficiente, a fin de que los más pobres tengan un mejor nivel de vida. Esperamos que este subsidio ayude a comprender mejor la forma de otorgar valor a los clientes más pobres y ofrezca una experiencia que otros puedan reproducir”, comentó Mathews.

La investigación se centrará en formas de satisfacer la demanda de algunos de los sectores más pobres del mercado de las microfinanzas que no reciben atención suficiente por parte de los modelos tradicionales de préstamos grupales. Se pretende mostrar el potencial de reproducción, la escala, el impacto y la rentabilidad de los nuevos productos crediticios.

Los seis productos nuevos se desarrollarán y presentarán en proyectos piloto destinados a demostrar su potencial de reproducción, su impacto social y su rentabilidad. Serán diseñados para satisfacer las diversas necesidades de distintos segmentos del mercado y reflejarán el reconocimiento, por ejemplo, las necesidades de los agricultores de zonas rurales difieren de las de los adultos jóvenes de zonas urbanas.

La investigación y el desarrollo se realizarán en cuatro de los cinco países en los que opera Pro Mujer: Bolivia, Nicaragua, Perú y México. La red también tiene operaciones en Argentina.

CRÉDITO: 
Redacción El Economista