Valúe la empresa y consiga un financiamientos exitoso

Foto: Shutterstock

En México existen más de 4 millones de pequeñas y medianas empresas (pymes), las cuales generan 52% del Producto Interno Bruto del país. Para crecer, muchas de ellas aspiran a un financiamiento, pero requieren hacer una valuación del negocio a fin de tener una idea clara de cuánto deben pedir y bajo qué condiciones.

Miguel Alfaro, especialista en Consultoría Financiera de Feher & Feher, dice que 65% de los emprendedores fracasan en el primer año por no contar con los ingresos suficientes para mantener el negocio, por ello la necesidad de realizar una valuación y tener una idea clara del valor de la empresa a la hora de buscar capital.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, (Inegi), en el 2014 dos de cada 10 establecimientos solicitaron financiamiento, del cual las microempresas destinaron 53% para la apertura y creación de nuevas unidades, así como para la adquisición de equipamiento, mientras que las pequeñas empresas designaron 35% y las medianas 30 por ciento. Es decir, en promedio, 40% del financiamiento se destina a temas de inversión.

Cómo hacer la valuación

La valuación debe realizarse por un valuador dependiente a fin de que tenga mayor credibilidad. Se recomienda hacerla antes de buscar capital o financiamiento, no importa el tipo de negocio o tamaño.

“Como emprendedor, lo primero que se hace saliendo de la incubación es buscar capital, pero para hacerlo se necesita saber cuánto porcentaje de la empresa puede cederse y conocer qué rentabilidad se tendrá en ambas partes”, menciona el consultor Miguel­ Alfaro.

Al hacer una valuación deben considerarse varios aspectos, el primero es el análisis del desempeño histórico, es decir, cuánto se vende, cuál es el margen de ganancia y las utilidades que se han tenido.

Después, conocer la estrategia a futuro de la administración, saber hacia dónde se dirigirá la empresa en unos años y cómo puede impactar positiva o negativamente al desempeño.

También es fundamental conocer el entorno económico del país , mundial y sector, a fin de considerar los riegos que puede tener un negocio.

Conocer la valuación del negocio muestra profesionalismo tanto con un inversionista como con una institución financiera.

“Cuando se busca capital se tendría que llegar con bases y un soporte o fundamento del por qué se pide presupuesto y conocer cuánto es posible ceder. Si voy con una idea de negocio muy buena pero realmente no sé cuánto vale mi empresa, es difícil saber si el crédito que me van a otorgar o la tasa de interés es rentable o no”.


Tipos de inversión

Actualmente existen diversos tipos de créditos como el financiamiento por institución bancaria que establece plazos e intereses determinados, este se considera una deuda porque la institución financiera no comparte el riesgo.

“Si como emprendedor te va mal, a la institución no le interesa, tienes que pagar al banco sí o sí”, explicó.

También están los fondos de inversión, con los cuales hay que tener delicadeza al cerrar el trato, porque pueden pedir hasta 10 veces más lo que van a invertir y al final quedarse con gran porcentaje de la empresa, esto no significa que sean una mala opción, simplemente hay que analizar los términos.

Miguel Alfaro señala que la mejor manera para conseguir capital es por medio de un inversionista “que sea uno a uno, donde los dos corran riesgos y obtengan un porcentaje ideal, el cual puede sacarse de una valuación de la empresa”.

Hay que buscar que el inversionista sea Smart Money, es decir, que sepa del negocio, tenga experiencia y pueda aportar mucho más que sólo capital.

Otra opción de financiamiento es el Dividend of the man, un nuevo instrumento de inversión en el cual el emprendedor no necesita dar un porcentaje de participación y únicamente brinda una cantidad de las utilidades.

El financiamiento es una parte importante para el crecimiento de una empresa, ya sea que se trate de una empresa grande o de un emprendedor, es importante entender que siempre que se hable de dinero se tiene que considerar que se da algo a cambio de él.

Para ello, “es fundamental que sepamos cuánto vale nuestra compañía o idea, tener una idea muy bien aterrizada de qué esperamos o cuánto y qué estamos dispuestos a dar a cambio de la aportación que nos darán para generar un mayor valor”, puntualiza Ferenz Feher.

elizabeth.meza@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.