Usa tu casa para emprender

Una habitación extra o un departamento disponible es un activo que te puede generar ingresos, si sabes aprovechar el momento que pasa México en turismo, y es que nuestro país ocupa la octava posición como destino preferido a nivel mundial.

México recibe cada año millones de visitantes. Datos de la Secretaria de Turismo, en el 2015 llegaron a nuestro país 32 millones de turistas extranjeros. Esto representa una oportunidad de negocio para aquellas personas que cuenta con inmuebles y saben aprovecharlo.

De enero a junio del 2016, la plataforma Airbnb registró 31,700 anfitriones, quienes albergaron a 392,000 visitantes internacionales, apenas 1% menos de los visitantes internacionales que ingresaron al país en el mismo periodo.

“Una de las ventajas de la compañía es que beneficia tanto al anfitrión como al huésped, al ofrecer la posibilidad de obtener ganancias a cambio de compartir no sólo nuestras viviendas, sino experiencias, consejos y recomendaciones, para habitar una ciudad o un lugar determinado, con gente de todo el mundo”, expuso Airbnb en un comunicado.

De acuerdo con la plataforma, un anfitrión puede ganar más de 4,300 pesos por hospedar a un huésped media semana.

Otro beneficio adicional es que, conforme haya más anfitriones, “lugares como la Ciudad de México avanzan en su marco regulatorio incorporando al alojamiento compartido. El que esta ciudad le permita a las plataformas digitales colaborar para que los hosters cumplan con sus obligaciones fiscales es un primer paso positivo, y una señal de visión y apertura a nuevas formas de promoción turística a través del alojamiento temporal”, expone la empresa.

Además, se genera un ingreso adicional en las comunidades locales. El ingreso promedio para los anfitriones es de 3,300 pesos al mes.

Airbnb cobra a los huéspedes antes de su llegada. El anfitrión recibe su pago 24 horas después de la llegada del huésped, a través de PayPal, ingreso o transferencia bancaria internacional. También cobra una tarifa de 3% en cada reserva.

El primer paso para ser anfitrión es crear un anuncio, al igual que un perfil para los alojamientos. Tu anuncio deberá incluir una descripción del lugar, fotos del espacio y precio, esto dará a los huéspedes una idea de cómo es el alojamiento.

El anfitrión tiene el control sobre las normas de la casa y cuándo estará disponible el espacio. Algunos incluyen el desayuno, además de que tiene completa libertad sobre el tipo de acogida que quieres dar a sus huéspedes; limpian el espacio antes de la llegada de los visitantes y les dejan algunos elementos básicos para su estadía: papel higiénico y sábanas y toallas limpias.

Finalmente, ser anfitrión conlleva una serie de compromisos, por ello la plataforma recomienda a estos una serie de medidas en caso de emergencias, por ejemplo, facilitar a los huéspedes los teléfonos de emergencia, ubicación de hospitales, incluso tener un botiquín a la mano.

El inmueble debe cumplir con normas de seguridad gubernamentales, como contar con un extintor en perfecto estado y mantenimiento, indicar las salidas de emergencia en el mapa de alojamiento, entre otras.

angelica.pineda@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.