Simplicidad, clave de Apple para crear un negocio exitoso

Foto EE: Hugo Salazar

Al buscar el éxito en un proyecto de negocio, inmediatamente se piensa que se deben realizar muchas cosas, una intensa estrategia de difusión y complejos procesos de producción para tener muchas opciones del producto o servicio que se comercializa; sin embargo, lo que realmente es efectivo es la simplicidad.

En palabras de Ken Segall, exdirector creativo de Apple, la simplicidad en un flujo de estado mental que evita la ansiedad, frustración, el miedo de fallar y las distracciones, que permite crear productos simples pero con un gran valor como son los productos de Apple.

“No hay nada tan grande como la simplicidad, pero, para conseguirla, cuesta mucho trabajo que incluso puede demorar por semanas, meses o años.

“Cuando se aplica lo simple en un producto es cuando ganas”, dijo durante su participación en la Semana Nacional del Emprendedor.

Indicó que si bien lograr plasmar lo simple en el concepto de la marca es tardado, hay algunas recomendaciones para hacerlo de una forma más eficaz. La primer clave es la autenticidad.

Para ser auténtico, refiere Ken Segall, se debe definir qué es lo diferente en comparación con la competencia, es decir, aquello que aporta valor a la marca. Además debe conocerse cómo esta diferencia puede plasmarse en los productos.

Detalló que en el caso de Apple, lo que se hizo fue crear una campaña de pensar diferente y salirse de lo cotidiano, lo cual permitió la creación de las primeras computadoras.

“Pensar diferente funciona bien porque es auténtico”.

El siguiente aspecto a tomar en cuenta es dar menos opciones para el público, debido a que, al tener muchas, no se valora realmente el proceso de producción, además de que se pueden experimentar más fallas.

El secreto para este aspecto es hacer menos pero poner toda la energía en ello, en lugar de un poco de ella en lo demás.

“Cuando haces menos cosas, los clientes te aprecian más”, precisó.

Para lograrlo, es primordial buscar la innovación y decir no a lo que es mucho y así sólo enfocarse en pocas cosas pero bien hechas y pensadas. Asimismo, hay que eliminar todo lo que no sea necesario para crear productos que realmente enamoren al público.

“Los clientes están dispuestos a pagar las cantidades que sean porque los productos están bien pensados”, refirió.

La importancia del lenguaje

Algo primordial en la búsqueda de la simplicidad es la capacidad de transmitir el concepto de la marca en forma sencilla y atractiva, siempre teniendo en cuenta que se habla con seres humanos quienes desean algo diferente a lo ofrecido en el mercado.

Una estrategia que ayuda en este aspecto es practicar con un niño de seis años o una hoja de papel.

“Si no puedes explicarlo a un niño de seis años o no puedes plasmar tu idea en papel, entonces no lo entenderás bien y por consiguiente los demás tampoco”, resaltó Segall.

La guerra es buena

El excolaborador de Apple y quien fue parte importante en el éxito de la compañía indicó que declarar la guerra a la competencia de una forma correcta ayudará a reafirmar el concepto de la marca y a ganar más clientes. Lo ideal es siempre demostrar que los productos o servicios son mejores.

“Eso hicimos cuando le declaramos la guerra a Intel al mostrar uno de sus procesadores sobre un caracol o cuando pasamos una aplanadora sobre una de sus computadoras. Después de eso la gente nos buscó más”, narró.

El amor está en el aire

Para lograr el éxito en todo lo que se tenga en mente, hay que hacerlo con pasión y amor, lo que debe verse reflejado en cada elemento que conforme a la compañía, desde la parte comercial e innovación, hasta nivel interno, es decir, con todo el equipo de trabajo.

En este sentido, Segall detalló que se debe contar con una buena cultura
empresarial y plasmarla en cada producto
, para que, así, la gente también se enamore y nunca deje de consumir.

De igual manera, hay que aprender a lidiar con los fracasos que son inminentes en cualquier compañía.

“Ser simple no es nada sencillo, pero eso es lo que mueve montañas. Sólo se necesita trabajo duro y pasión para lograrlo”, finalizó.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.