Si tienes éxito, prepárate: ellos vendrán a atacarte

Foto: Especial

El avance tecnológico y la irrupción de jugadores emergentes, con nuevos modelos de negocios, han generado una especie de tensión entre los corporativos poseedores de la riqueza y las startups que están gestando el cambio, y en este choque desigual más vale estar preparados, reflexiona el inversionista estadounidense Tim Draper.

Draper, un inversionista de abolengo, cuyo portafolio incluye inyecciones en Skype, Tesla y Uber, fue conferencista en la cuarta edición del INCmty en la que presentó su iniciativa BizWorld y en la que platicó amenamente con el también inversionista regiomontano Rogelio de los Santos, cofundador de Alta Ventures Mexico y socio de Dalus Capital.

“Hay un nuevo vocabulario, que antes no existía ni aquí ni en Silicon Valley, y que es para salvar el mundo. Es algo que perturba, Uber contra los taxis, cuando -las startups- se vuelven exitosas se convierten en una amenaza. Tesla fue desafiada por la prensa y la industria, Skype…los banqueros se alinean en contra de ellos”, sostiene el empresario.

Draper es especialista en capital de riesgo. Luego de abandonar en 2013 la firma Draper Fisher Jurvetson, regresó este año con Draper Associates, que codirige con su hijo Bill y Andy Tang, y para lo cual levantó 190 millones de dólares.

Por ello, el experto recomienda a todos los emprendedores que están cambiado la forma en cómo se hacen las cosas que se preparen “porque van a venir a atacarte. Hay que estar preparados y contraatacar. Hazte grande lo más rápido que puedas, para que tengas los clientes de tu parte”.

Tecnologías como la Inteligencia Artificial, la nube, los dispositivos móviles están transformando a la industria de todos los sectores, pero en su resistencia muchas empresas corren el riesgo de oxidarse.

Draper cuenta el rozón que tuvo con la industria de automóviles de Detroit, cuando durante la conferencia Techonomy, en el 2012 sugirió a los fabricantes que, si Tesla ya estaba en el negocio de los autos eléctricos, ellos hicieran que el coche volara. “Me atacaron en la prensa, pero… hay que pegarle en el nervio a la corporación para que despierte”.

De los Santos, quien también es presidente del INCmty, destacó el papel de las Family Office, que ya están financiando a los emprendedores, aunque aún no saben bien cómo conectarse con ellos, a lo que Tim Draper dijo:

“Estamos ‘enredados’ por la red, y si manejas oficina familiar como siempre, no la estás manejando tan bien como deberías. Hay 100 razones por las cuales deberían ver a estas startups no sólo para invertir, sino para ser clientes de ellas”.

¿Puede la tecnología vencer a la muerte?

Tim Draper, creador también de Draper University también dio forma a la red de inversionistas DVN (Draper Venture Network), que le permite desde Silicon Valley ver qué pasa en el resto del mundo.

“Nos permite ser un imán para los emprendedores, nos perderíamos del 95% de la población si nada más nos enfocáramos a Estados Unidos. Hay muchas ventajas de ser parte de una red… Acabo de conocer a 24 emprendedores que pueden cambiarlo todo, pueden tener un impacto muy grande en el mundo”.

Entre las tendencias que observa, Draper destaca con emoción la inteligencia artificial, donde, asegura, hay oportunidades para los emprendedores. Otros rubros son el fintech, la genómica, entre otros.

La confianza de Draper es tal que sostiene que “tenemos la oportunidad de eliminar a la muerte”.

“Cada año nos dan un año gratis. Estamos viviendo cada vez más tiempo. Lo difícil será el hacer negocios con ‘cabecitas blancas’. Vamos a tener que crear nuevas líneas de negocios”, atisba el inversionista, quien recomienda a los emprendedores volverse “seriamente ambiciosos”, y que busquen cosas que no sean obvias.

“El futuro de los emprendedores está en crear productos que deleiten y sorprendan a un usuario haciéndole la vida más fácil”, lanza el impulsor del emprendimiento, quien lee libros de ciencia ficción y de finanzas. “Tengan conocimiento, pero también trabajen con la imaginación”, indica finalmente.

angelica.pineda@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.