Qué se necesita para abrir un nuevo establecimiento

Foto: Shutterstock

Un punto de venta es la forma de materializar un negocio; sin embargo, muchas veces no se cuenta con los recursos para llevarlo a cabo, ya sea porque falta experiencia, los contactos no son los adecuados o sólo se ha desarrollado el modelo de negocio.

Lo mismo sucede con los permisos que se requieren para operar, los cuales no siempre son conocidos por los emprendedores, como de ingeniería e instalaciones.

“Al momento de querer materializar su negocio en un punto de ventas, se encuentran con un cuello de botella y se convierte en un proceso doloroso que toma más tiempo de lo que debiera, el gasto incrementa porque se arrancan proyectos en desorden y se tiene que regresar a reparar cosas, lo cual acaba siendo un gato mayor”, menciona José Antonio­ Elizalde, manager de Principle, empresa dedicada a la instalación de puntos de venta y espacios corporativos.

No contar con una eficiente gestión al abrir un nuevo punto de venta puede representar un gasto 13 veces mayor que cuando se realiza previamente, de acuerdo con un estudio realizado por el Project Management Institute.

Para optimizar la inversión, precisa Elizalde, el empresario debe asesorarse de un profesional, que pueda darles el know-how para coordinar los servicios y acelerar el proceso, con el cual pueden crearse hasta tres puntos de venta en una sola semana, sin importar su locación.

“No se trata de utilizar siempre los recursos más caros o sofisticados, sino de los adecuados para el presupuesto. El objetivo es echar a andar el punto de venta y tener un espacio físico para los clientes”, dice.

Pasos para poner el negocio

Abrir un local o punto de venta requiere empezar por tener clara la identidad de la marca, sus valores y el tipo de comunicación a establecer con los clientes, después se debe conseguir un proveedor que sea capaz de materializar esos estándares corporativos, es decir, establecer los colores ideales.

Para ello se debe realizar un estudio de cómo se quiere que el cliente se mueva en el lugar; si es un área de servicios o productos y definir a qué sector pertenece; por ejemplo, si es importante que haya contenidos digitales, de pantallas o computadoras al interior, incluso seleccionar un uniforme para el personal.

“Todos esos aspectos deben ser homogéneos y coincidir con la estrategia de comunicación de la marca”
, afirmó.

La ubicación también es importante a la hora de abrir un local, ésta depende del giro de la empresa. “Si se habla de un producto o servicio puede convenir establecer el negocio en una plaza comercial, donde ya está garantizado un nivel mínimo de afluencia y la inversión, renta, puede tener un retorno más rápido”, dice Elizalde.

Añade que en el caso de un producto especializado con un costo promedio alto, probablemente “valga la pena considerar un local independiente en una zona, que no necesariamente tenga gran flujo de clientes, pero que el nivel socioeconómico del lugar sea el público objetivo, aunque se tenga que invertir más en el lugar, pero que sea una experiencia para el cliente”.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario