Que las fiestas patrias no afecten tu bolsillo

Foto: Especial

Los especialistas recomiendan consumir platillos tipícos y económicos

Septiembre es uno de los meses más importantes para los mexicanos, la Independencia de México es motivo de celebraciones y fiestas que tienen un elemento único y especial: la comida. Sin duda, los antojitos, el pozole, los chiles en nogada, las tostadas, los dulces mexicanos y las aguas frescas, entre una larga lista, son parte fundamental de los festejos propios del mes. Además, estos platillos representan a México en el mundo, ya que la gastronomía nacional es reconocida internacionalmente.

Las opciones para festejar son variadas y, si de comida se trata, siempre habrá buenas ideas para que la noche mexicana esté llena de platillos típicos de la época; sin embargo, se deben tomar en cuenta algunos aspectos que no hagan que este festejo deje tu bolsillo en números rojos.

En estas fechas hay platillos para todos los gustos y los precios de éstos son igual de variados. “El pozole es de los protagonistas principales de septiembre, no puede faltar en la mesa, además de que es un platillo de buen precio y rendidor”, dice María Engracia Celis Juárez, profesora de la carrera de Gastronomía en la Universidad Panamericana; contrario a los chiles en nogada, por ejemplo, que son mucho más laboriosos y llevan ingredientes que elevan mucho su costo.

Preparar pozole para cinco personas tiene un costo aproximado de 400 pesos, mientras que en un restaurante el plato cuesta entre 60 y 80 pesos. Los chiles en nogada para la misma cantidad de personas cuestan 500 pesos, mientras que en establecimientos su costo va de los 100 a los 300 pesos por cada chile.

Este típico platillo de las fiestas patrias contiene muchos ingredientes que, en cualquier temporada, son caros, por ejemplo, el acitrón, que llega a costar hasta 800 pesos por kilo; los piñones, 350 pesos o la nuez de Castilla, que en los establecimientos alcanza los 60 pesos por 250 gramos.

Comer el platillo en un restaurante puede elevar el costo real a más del doble, esto por los servicios extra (meseros, música típica, presentación de grupos, bailables, entre otros) que ofrecen los establecimientos, comenta la especialista.

Así como los platillos, las bebidas son también esenciales para estas fechas, las más comunes son las aguas frescas de jamaica, limón u horchata, que además de ser muy económicas de preparar, le dan color patrio al festejo. Igualmente es común tomar algunos cocteles que contienen bebidas alcohólicas, como tequila o mezcal, el costo de éstos varía según marcas y su preparación.

En casa o restaurante, con amigos o familia, lo importante es celebrar a México. La especialista recomienda que haga una planeación previa para evitar un alza en los precios de los ingredientes principales de los platillos o aumento de precios en la reservación de establecimientos, lo importante es celebrar sin que los festejos afecten a su economía.

CRÉDITO: 
Anaid Díaz, El Economista