Las pymes tienen estímulos fiscales al contratar personas con discapacidad

Foto: Shutterstock

Las pequeñas y medianas empresas pueden obtener beneficios fiscales al contratar a personas con discapacidad o adultos mayores.

En México más de 15 millones de personas tienen dificultades leves o moderadas para realizar alguna actividad, ello representa 13% del total de la población, de acuerdo con datos del informe “La discapacidad en México 2014”, realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

El informe también señala que casi la mitad (48%) de éstas personas tiene entre 30 y 59 años, es decir, se encuentra en edad laboral activa, y 29% es mayor de 60 años.

Los estímulos pueden ser aplicables por cualquier empresa: sea física, moral, sociedades de capital variable, incluso el nuevo Régimen de Incorporación Fiscal (RIF), menciona en entrevista Juan de la Cruz Higuera Ornelas, asociado sénior de JCH Abogados.

Agrega que existen diferentes tipos de estímulos, en particular, aquellas compañías que contratan adultos mayores pueden deducir de los ingresos acumulables un monto equivalente a 25% del salario pagado, el cual es acumulable por cada trabajador.

Por ejemplo, “si se tiene un empleado con un sueldo de 10,000 pesos mensuales, se obtiene una deducción de 2,500 pesos por ese periodo, si el monto se anualiza se habla de un total de 30,000 pesos de deducción que tendría el patrón en su declaración anual, sólo por contratar a este adulto mayor”.


Discapacidad

En el caso de estímulos por contratar a personas con discapacidad: motriz, mental, visual o auditiva y de lenguaje en 80%, existen dos modalidades: la de la Ley de Impuesto sobre la Renta (ISR), que permite al patrón deducir de sus ingresos un monto equivale a 100% del ISR que retiene a los trabajadores.

La otra es la de Ingresos de la Federación, que tiene una deducción de 25% del salario efectivo pagado a la persona con discapacidad, similar al estímulo otorgado por adultos mayores, explica el también miembro del Colegio de Contadores Públicos de Mexico.

¿Cómo saber cuál elegir?

Es necesario elegir qué tipo de estímulo fiscal aplicar y cuál es el que le conviene más a la compañía, porque se mantendrá durante todo el ejercicio fiscal y no es posible aplicar las dos.

Por ejemplo, si se tiene un trabajador al que se le paga 8,000 pesos y se aplica el estímulo de ISR, el monto representaría aproximadamente 700 pesos; sin embargo, si elige la Ley de Ingresos de la Federación, el monto sería de 25%, ello equivale a 2,000 pesos, es decir una cantidad mayor, precisa.

En otro caso, en el que un directivo con discapacidad tenga un sueldo de 300,000 pesos mensuales, al patrón le convendría aplicar un estímulo de ISR porque va a poder deducir 100% de ISR.

Sin embargo, en estos casos se requiere hacer cálculos del número de trabajadores con discapacidad y sus sueldos, para saber qué estímulo conviene aplicar.

“Generalmente si son sueldos bajos el trabajador no paga altas tasas de ISR y es preferible aplicar el estímulo de la ley de ingresos”.

Inversión

Además, la Ley de Impuesto Sobre la Renta permite deducir las modificaciones que se hacen a las instalaciones, las cuales le permiten a las personas con discapacidad y adultos mayores tener mejor acceso y movilidad, como rampas, elevadores y baños especiales, el monto es deducible a 100% en el año que se hizo.

En la Ciudad de México, las empresas que contratan a personas con discapacidad o adultos mayores anulan el impuesto por el pago de nómina de estos trabajadores.

Empresa incluyente

Unas de las compañías que creó un programa de inclusión para personas con discapacidad y adultos mayores es Restaurantes Toks, que brinda oportunidades laborales en restaurantes, almacenes y corporativo.

“Las oportunidades están en cualquier posición y nivel, por ejemplo; en los comisariato, que son las áreas de elaboración de tortillas y salsa se tiene a personas con discapacidad intelectual, en los restaurantes adultos mayores y con discapacidad motriz, en los corporativos hay trabajadores de tallas pequeñas que están apoyando en áreas de recursos humanos, mantenimientos y servicios en general”, detalla Gustavo Pérez Berlanga, Director de Responsabilidad Social de la compañía.

El grupo más numeroso es de adultos mayores, que supera las 500 personas y están en todas las posisiones de la empresa, desde limpieza, meseros, cocineros, chefs, subgerentes, gerentes distritales y en el corporativo en general. Los demás grupos vulnerables representan 20 por ciento.

Restaurantes Toks tiene alianzas con Fundación Manpower, quienes les ayudan en la selección de personal, que no están definidos para las personas con discapacidad, la empresa emite la solicitud de la vacante y el postulante con las mejores aptitudes es el que obtiene el empleo.

Al respecto de la convivencia con los demás empleados, Gustavo Pérez dice que “al principio los trabajadores pueden tener un poco de desconocimiento y miedo de cómo tratar a personas que pertenecen a un círculo vulnerable; sin embargo, se convierte en un círculo virtuoso porque la gente demuestra que es capaz y le pone el ejemplo a los demás”.

El directivo menciona que “se necesita un compromiso de la alta dirección para que la iniciativa tenga un peso suficiente, también se requiere romper paradigmas, porque tendemos a etiquetar a personas que no son como nosotros”.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario