Pymes no han sido afectadas por desabasto de combustible: Canacope

Foto EE: Archivo

El plan contra el huachicol impartido por el gobierno federal ha generado un ambiente de alerta en la población y sector comercial, que en muchos casos, ha desembocado en la necesidad de los automovilistas de mantener sus tanques de combustibles llenos y como consecuencia en el desabasto de combustible en algunas gasolineras; sin embargo, esto no ha afectado a las pequeñas y medianas empresas (Pymes).

Por medio de un comunicado, Ada Irma Cruz Davalillo, presidenta de la Cámara de Comercio Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México, dijo que las Pymes no han presentado el paro o cierre de sus actividades a causa de la falta de combustible. “Se opera con la normalidad propia de la temporada de inicio de año”, dijo.

A pesar de ello, Ada Irma mencionó que de continuar esta situación, la próxima semana podrá reducirse la frecuencia en la que los pequeños empresarios surten sus negocios, de asistir a la Central de Abastos u otros centros de distribución tres veces por semana, podrían reducir las visitas a dos veces a la semana o incluso, a solamente una.

De ser así, y al tratarse de productos perecederos, el abasto de los mismos podrá ir disminuyendo en los puntos de venta en barrios y colonias para las siguientes semanas.

Esta dificultad para movilizar productos podría generar el desabasto de algunos productos básicos en la capital del país, principalmente frutas, verduras, carnes y perecederos, lo que acarré un aumento de precios derivado de esa situación entre otros inconvenientes.

En el comunicado, la Canacope hace un llamado al gobierno federal y a las autoridades de seguridad, “para que tome acciones de prevención en rubros de seguridad a todos niveles, para evitar el desbordamiento de la delincuencia en detrimento de la tranquilidad de las familias mexicanas”.

¿Que podría pasar si continua el desabasto?

  • De acuerdo a un análisis de la Canacope ServyTur Ciudad de México, de continuar la situación en los Estados, a la par del alza en precios de productos básicos, por los costos de transportación que se agregaran, podrían darse los siguientes escenarios negativos:
  • En lo local, de extenderse la situación de dificultad para distribuir combustible en las gasolinerías, por más de dos semanas, se estaría afectado la productividad de la Ciudad de México por la imposibilidad para distribuir alimentos y otros productos, dificultad en la movilidad de la fuerza de trabajo, afectación del turismo, educación, servicios y otros rubros, lo que podría impactar en más del 30 por ciento la productividad de la ciudad

En lo nacional, de agravarse la situación de rezago en el abasto de combustibles en los Estados por otra semana, se generarían problemas de abasto de productos básicos y otros bienes, lo que afectaría a la economía nacional; el impacto sería muy grave, pues se desencadenarían diferentes conflictos, inclusive violentos, entre ciudadanos por la obtención de combustibles y productos básicos.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario