Ocho trámites que se requieren para comenzar una pyme

Foto: Shutterstock

Las facilidades que se ofrecen para comenzar un negocio en la actualidad están generando que 81% de los mexicanos considere emprender, mientras que 9% ya lo hace y 10% nunca lo ha considerado, según revela una encuesta realizada por Trabajando.com en donde participaron 1,173 personas.

El primer paso para comenzar un negocio es pensar qué producto o servicio se va a vender, realizar una estrategia de producción, y posteriormente hacer los trámites legales para convertir el negocio en realidad.

Al comienzo pueden parecer complicados o confusos todos los procesos a realizar, pero si se tiene una correcta asesoría y un plan de trabajo, es más sencillo y rápido, indican Paul Kavanagh y Josel Hernández, fundadores de Apolo Service, plataforma que da a clientes y proveedores información de mercado en el sector de servicios legales de forma precisa, objetiva y eficiente.

Los especialistas indican que una vez definiendo el tipo de empresa que se tendrá, hay que hacer una solicitud en la Secretaría de Relaciones Exteriores para verificar que no exista otra empresa con el mismo nombre en México o en otro país.

Después hay que establecer un acta constitutiva ante notario público y para ello, se debe especificar la denominación de la sociedad y su duración, razón social, domicilio, nombre y nacionalidad de los involucrados, el capital, nombramiento de administradores y designación de quienes puedan llevar la firma fiscal, cómo se administrará la sociedad y en caso de disolución, la forma de liquidación.

Asimismo, hay que elaborar los estatutos de la sociedad, es decir, donde se especifican las normas de la organización que se está creando, los derechos de los accionistas y cómo se actuará ante terceros.

Después de tener esto, se requiere el alta en el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y posteriormente en el Registro Público de Comercio (RPC) que está a cargo de la Secretaría de Economía y que consiste en registrar los bienes inmuebles que conforman a la empresa.

El registro al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) es otro requisito imprescindible que se realiza en dos etapas: inscripción como patrón y la de los trabajadores. El trámite es inmediato y no tiene costo.

De igual manera es importante contar con los permisos del local comercial y de uso de suelo.

Kavanagh menciona que los trámites pueden durar entre dos semanas y un mes, dependiendo de la carga de trabajo de las dependencias, pero si se cuentan con todos los documentos, puede ser más ágil el proceso.

Señala que lo importante es tener los documentos siempre en regla como la identificación oficial, comprobante de domicilio, cédula, curp y datos generales de la empresa.

“Estar bien asesorado y contar con algún abogado, contador o notario, hará que los procesos se realicen en menor tiempo”, menciona.

En relación a los costos que implica el proceso, los especialistas indican que algunos no lo tienen pero otros, como el caso del registro público pueden alcanzar un precio de 3,000 pesos. También deben contemplarse los honorarios a contadores, notarios o abogados, cuyos montos pueden ir desde 8,000 hasta 15,000 pesos aproximadamente.

Los principales errores

Es recomendable que toda persona que quiera comenzar su propia empresa, busque la asesoría de especialistas desde el primero momento o de lo contrario se pueden cometer errores que afectan en gran medida al negocio.

Los especialistas indican que el más frecuente es elegir una sociedad errónea y un régimen fiscal inadecuado, lo que pone en riesgo el capital de los inversionistas.

Otra situación es no terminar de constituir la sociedad, no acudir al registro
público o dejar otro trámite inconcluso, pues lo único que genera son multas que en algunos casos pueden ser muy altas.

“Las multas dependerán del giro del negocio y aunque en ley no se establecen sanciones por no concluir los tramites, hay consecuencias directas en los socios”, resalta Kavanagh.

Para tener mejor organización, los especialistas proponen calendarizar las
actividades,
estar consciente de los tiempos y costos requeridos, establecer las prioridades y sobre todo realizar el registro de la marca o patente.

“No contar con asesoría puede resultar contraproducente porque los tramites quedan mal y se gasta más tiempo y dinero”, concluyen.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.