Equilibra el trabajo y tu vida personal

Foto: Especial

Reglas de oro para reducir el estrés y mejorar la productividad

Lograr un balance entre vida y trabajo es la aspiración de la mayoría de los profesionistas, sin embargo; prevalece una fuerte creencia de que el camino al éxito profesional implica dejar la vida personal en segundo plano.

Usted puede hacer cambios en su rutina diaria que le permitan disminuir los efectos negativos de un trabajo demandante y evitar que los años pasen sin que disfrute de la vida. Para lograrlo, los especialistas de OCCMundial ofrecen algunos consejos:

  • 1. Manténgase en forma. El ejercicio reduce sus niveles de estrés, da más seguridad y eleva la energía. Además, preparar alimentos sanos como frutas y vegetales puede ser más económico que mucha de la comida chatarra.
  • 2. Resuelva sus problemas personales. Regresar a casa tras un día agotador y encontrarse con problemas familiares, de pareja o financieros desgasta. Para salir al trabajo y desempeñarse con excelencia, es necesario que su vida personal esté en orden. Invierta tiempo en conversar con su pareja, pase tiempo con sus hijos, frecuente a sus padres o lime asperezas con algún ser querido.
  • 3. Aproveche su hora de comida. Tomar tiempo libre para comer también constituye un descanso para recuperar la concentración. Evite al máximo saltarse su hora de comida, aproveche ese tiempo para caminar, ir a un parque cercano, tomar aire fresco, conversar con sus compañeros. Las personas que comen en su escritorio cometen un error. No es de extrañar que poco a poco desarrollen padecimientos renales o gastrointestinales.
  • 4. Tome vacaciones. Aunque la carga de trabajo sea muy alta, haga todo lo posible por tomar sus días de vacaciones. En ocasiones, salir de viaje puede ser tan estresante como la oficina. Por ello, es importante no saturar tus días libres con muchas actividades. Utilice ese tiempo disponible para descansar, pasar tiempo de calidad con su familia y relajarse. Evite atender asuntos laborales.
  • 5. Prometa resultados, no tiempo. Establezca con su jefe los objetivos de su puesto y enfóquese en realizar un trabajo eficiente. En ocasiones, salir puntual, llegar a casa, descansar un rato y luego terminar un pendiente puede ser más productivo que trabajar un par de horas más en la oficina.
  • 6. Descanse de sus dispositivos móviles. La tecnología tiene un doble filo respecto de la productividad. Ha permitido la movilidad de las personas sin perder conexión con sus actividades laborales, pero también se ha convertido en un factor que esclaviza y no permite tomar un respiro de la oficina.
CRÉDITO: 
Redacción, El Economista