No cometas estos errores en la gestión de tu flotilla

Foto: Especial.

Gestionar una flotilla de vehículos implica más que el registro y análisis de datos, trazado de ruta y medición del consumo de combustible, comienza desde la elección de la unidad hasta el mantenimiento, entre otros factores que varían de acuerdo con cada empresa

Sin embargo, existen patrones recurrentes que hacen que las unidades rindas menos , por ello TomTom Telematics dice cómo evitar los cinco errores más comunes en que incurren las empresas de flotilla para permitir una gestión de alta productividad, eficacia y con ahorros operativos:

1) Evitar el mantenimiento de unidades

Dejar un vehículo en mantenimiento es una molestia para las empresas porque supone tiempo no facturable y eso afecta directamente la cuenta de resultados, sí, pero de no hacerlo, los costos pueden ser mayores.

“El 30% del costo de propiedad de un vehículo depende de cómo se procura el óptimo mantenimiento, abarca desde la revisión de llantas, realizar verificaciones en tiempo y forma, cambios de aceite, compra de aditivos y anticongelantes y por supuesto, la supervisión de personal calificado”, aseguran expertos de TomTom Telematics.

2) Elección de vehículos de poco rendimiento

La principal cualidad que debe reunir cada unidad de la flota, es que provea un rendimiento óptimo, es decir: el mayor número de kilómetros recorridos por litro de combustible. Sin embargo es vital también tener en cuenta el tipo de trabajo que realizará el vehículo para su elección, por ejemplo: distancia y tipos de rutas, urbanas o carretera, tipo de mercancía que transportará, entre otras.

Conocer la operación a detalle y estar bien asesorados sobre marcas y cilindradas es clave, pues de esto dependerá el tipo de vehículo y las características óptimas que necesitemos: potencia del motor en posición horizontal y pendientes, capacidad de carga demás.

3) No monitorear el estilo de manejo

Los choferes de cada empresa tienen distintos estilos de conducción, por lo que es preciso identificar y monitorear cómo se comporta cada chofer al volante en carretera para capacitarlos, prevenir malas prácticas e incrementar la seguridad así como el consumo de combustible.

4) Posponer el cambio de unidades

Se trata de una inversión importante a nivel financiero, pero a final de cuentas, el deterioro de la flota de vehículos generará un aumento de costos a corto, medio y largo plazo ya que se afectará la gestión de mantenimientos, rendimiento y consumo de combustible, seguros y lo peor: irá aumentando progresivamente el tiempo que el vehículo no esté disponible para sus tareas.

5) Evitar la Innovación

La innovación es una inversión en mejora contínua que puede generar nuevos procesos, negocio y mejorar así la calidad de tu servicio. La tecnología como las plataformas de gestión de flotas pueden ayudarte a identificar qué pasa con la operativa de tus vehículos en tiempo real y analizar los datos que generan para tomar las mejores decisiones en momentos clave. TomTom Telematics advierte que, invirtiendo en este rubro, se podría lograr entre un 15 y 20% en la reducción de costos, en general.

La tecnología en la industria del autotransporte puede generar beneficios muy significativos: aumentar la productividad, reducir tiempos operativos, costos relacionados a la explotación de los vehículos de tu flota e identificar puntos de mejora que pueden ayudarte a ofrecer un servicio de mayor calidad mientras incrementar la rentabilidad de tu negocio.

CRÉDITO: 
Redacción