Mala gestión de inventarios causas quiebre de las pymes

Foto: Especial

Nunca es tarde para hacer un cambio en la estrategia del control de almacenes e inventarios. Estos consejos ayudan a mantener un buen control de los almacenes.

El no llevar un adecuado control de los inventarios y almacenes, genera en las empresas falta de claridad en la información y por ende afectaciones en la compañía.

Una práctica común en las empresas es hacer un conteo al final de año, pero este es realizado en horas extras que deben pagarse al empleado, lo cual representa un costo extra.

Estos inventarios duran largas jornadas de conteos y los empleados suelen hacerlo correctamente sólo durante las primeras horas, por lo que el error humano es un factor crítico del resultado, menciona vida de los negocios”, precisa, Israel Coto, director de la Oficina de Microsip en Ciudad de México.

“Podemos decir que es muy común que empresas pequeñas no lleguen a tener un control de inventario porque no saben cómo controlarlo, por lo tanto optan por no hacerlo”.

Israel Coto menciona que nunca es tarde para hacer un cambio en la estrategia del control de almacenes e inventarios, por ello brinda algunos consejos para mantener orden.

  • Control de entradas y salidas: aprender cómo se comporta la mercancía, vende y compra.
  • Clasificar los almacenes: debido a que pueden existir varios almacenes, es importante tenerlos bien identificados así como establecer el flujo de mercancía entre ellos.
  • Clasificación de mercancías: es recomendable hacerlo por orden lógico, familia y departamentos, además se deben implementar localizaciones por almacén para saber en qué pasillo, anaquel, altura y posición se encuentra cada producto.
  • Orden y limpieza: un punto importante si se quiere cuidar y mantener un almacén organizado, presentable y funcional.
  • Otros factores a tomar en cuenta: se debe destacar el peso de la mercancía, la presentación o empaque, así como su rotación.

Una vez considerados estos puntos, se puede comenzar a hacer los conteos en clasificaciones como pueden ser: productos más vendidos, los de alta y baja rotación, los de mayor costo y utilidad, de moda o temporada y los que estadísticamente roban más, entre otros.

Se recomienda realizar inventarios diarios, calendarizarse, y hacer de esto una rutina, para lograr detectar errores y fugas de manera casi inmediata.

“El objetivo de un control de inventarios, además de saber cuánto se tiene y vale, es cuidar la inversión y satisfacer la demanda diaria de los clientes”, finaliza Israel Coto.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario