Los mejores bares para cerrar negocios

Foto EE: Adriana Hernández

Dicen que en los restaurantes de la Ciudad de México, entre bocado y bocado, se habla de negocios, pero que la firma o el trato se cierra mejor entre brindis y brindis. Así que, para lograr ese objetivo, la alternativa es planear una reunión en uno de los mejores bares para cerrar negocios en la CDMX.

No todos los bares funcionan para una cita corporativa, pues la música, el ambiente y hasta la mixología pueden ser determinantes en el éxito de esa reunión.

La capital del país tiene algunos de los mejores bares del mundo, que por sus instalaciones, ambiente y mixología son ideales para cerrar negociaciones.

Can Can, un espacio alternativo con toques clásicos


Su decoración retro, sus cocteles clásicos con un toque contemporáneo y su propuesta gastronómica hacen de Can Can un bar idóneo para cerrar negocios.

Pues entre paredes que parecen desgastadas y mobiliario de madera, se sumergen en una atmósfera sin pretensiones, perfecta para hacer reuniones corporativas.

Aunque se debe considerar que Can Can es uno de los bares de moda, por lo que en las noches cambia la música sutil por una con más volumen. Por ello, este bar es ideal para una cita laboral antes de las 5 de la tarde, pues cuenta con un menú gourmet ejecutivo.

Su ambiente invita a concluir la reunión con alguna de sus reinterpretaciones de cocteles clásicos.

Francisco Borja, bartender de Can Can, afirma que la selección de la bebida también envía señales.

Así que al elegir el trago es importante que consideren no sólo el sabor, sino la presentación y elegancia del mismo. Por ello, aconseja optar por los cocteles clásicos que, por cierto, en Can Can se sirven con una pequeña reinterpretación que los hace únicos.

Borja recomienda que para una cita donde se planea cerrar un negocio, pedir o un negroni o long island iced tea. Ambos cocteles son perfectos por el equilibrio de sus sabores, el cuerpo y su elegante presentación.

Fifty Mils, exclusividad e innovación en un sorbo


Ubicado en el hotel Four Seasons, este bar ha roto todos los paradigmas de lo que la gente piensa de un bar dentro de un alojamiento. Pues su diseño, sus detalles, el ambiente y la creatividad de sus cocteles lo han colocado como uno de los favoritos de la Ciudad de México.

Sus bartenders coinciden en que una buena conversación se empieza con un buen coctel. Entonces, bajo ese lema, una buena negociación seguro deberá incluir un trago que combine sutileza e innovación.

Aquí las experiencias comienzan, justo detrás de la barra de mármol de 7 metros de largo y Marco Dorantes, uno de sus ocho bartenders, musicaliza el momento con el sonido de sus shakers.

Aunque los clientes frecuentes dicen que el mejor lugar para disfrutar de una buena conversación es la barra, quizás para cerrar una negociación, su terraza es aún más idóneos.

Su menú ofrece 10 cocteles tradicionales con un toque especial y 10 creaciones únicas e innovadoras.

Uno de sus cocteles signature es MA 75, que sorprende con su fusión de ginebra, oporto blanco y champaña con unos sutiles toques de semilla de melón.

También destaca su Mr. White Rabbit, que parece una auténtica obra de arte que puedes degustar en cada sorbo. Sin olvidar la otra estrella de Fifty Mils, el Frijolito, con esas notas espectaculares que le da el licor Ancho Reyes.

Licorería Limantour, mixología que brilla en el mundo

Enclavada en una casona estilo art déco, Licorería Limantour combina perfecto con la sobriedad de su interior. Por tercer año consecutivo, fue incluida en la lista de los 50 mejores bares del mundo.

En la selección del 2017 ocupó el número 14 a nivel global y el primero en Latinoamérica. Las razones son varias, su diseño, ambiente y su propuesta de coctelería innovadora, que busca a cada sorbo sorprender a sus clientes.

En su planta baja, destaca su mural de 1963, así como sus dos barras que parecen más una invitación a indagar sobre la mixología, que un espacio para esperar el trago.

La música va cambiando conforme transcurre la tarde y noche, así como el ambiente. Pero la planta alta es un pequeño privado donde la música es más sutil y el ambiente menos bullicioso.

Ser tan galardonado complica la elección del coctel, pero Raquel Ramos y Didi Martínez, ambos bartenders, recomiendan dos clásicos de Limantour.

Mr. Pink, explica Raquel, es de los más solicitados, además desde el 2011, cuando abrió sus puertas Limantour, ha estado en la carta.

Otro de los cocteles insignia es Mezcal Stalk, una combinación perfecta entre la dulzura de la piña y la miel de agave con la acidez del limón y del mezcal.

Pero Didi asegura que para cerrar un negocio el mejor trago es Gurrumino, un coctel que ha sido galardonado en diversas ocasiones que, por equilibrio, es perfecto para brindar tras cerrar un gran negocio.

CRÉDITO: 
Arcelia Lortia / El Economista