Jóvenes necesitan incorporarse al campo laboral al salir de universidad, no hacer tesis

Las lecciones de liderazgo son importantes para la formación de ingenieros. Foto:Notimex

Terminar la carrera y hacer una tesis, no es lo ideal, de acuerdo con Carlos Slim, presidente honorario de Grupo Carso, quien dijo que los jóvenes deberían acceder de inmediato al campo laboral y a capacitaciones en grandes empresas, en lugar de salir de la universidad y hacer una tesis.

La declaración la dio al ser cuestionado sobre las opciones de mejora para la educación de los ingenieros civiles durante el 30 Congreso Nacional de Ingeniería Civil.

“El alumno de la Facultad de Ingeniería o de cualquier escuela de ingeniería o de cualquier carrera, cuando acaba cinco años de estudio, cuatro años de estudio, pasó todas las materias, ya debe ser ingeniero, pero a la gente que necesita trabajar la ponen a hacer una tesis, o un examen profesional. Si ya lo examinaron durante cuatro o cinco años y lo pasaron, ¿para qué le hacen examen profesional y no sé qué?”.

El empresario precisó en la necesidad de establecer horarios flexibles, que permitan a los estudiantes trabajar mientras terminan su carrera, debido a que esto, en ocasiones, es un factor que impide que los jóvenes se capaciten. También apuntó en que las empresas pequeñas, medianas y grandes deberían ofrecerles capacitación a quienes están estudiando.

Otra de las propuestas del empresario es impartir, al menos en la Facultad de Ingeniería de la UNAM, algunas lecciones de liderazgo, que permitan a los profesionistas llevar a buen término las conclusión de sus proyectos.

“Yo buscaría dar algunas clases elementales de liderazgo, porque el ingeniero, sobre todo el constructor o el que tiene a su cargo planeación, necesita tener ciertos elementos de liderazgo para hacer que las obras se realicen bien”, indicó.

Para recibir su título como ingeniero, Slim Helú presentó en 1963 la tesis “Aplicaciones de programación lineal a algunos problemas de ingeniería civil”, documento de 132 páginas que se encuentra en resguardo de la Biblioteca Central de la UNAM.

CRÉDITO: 
Redacción