INCmty y Heineken buscan las iniciativas que ayuden a reducir la emisión de CO2

Foto: Especial

INCmty y Heineken México buscan a los emprendedores que desarrollan innovaciones que ayuden a recudir las emisiones de CO2 y cuidar el planeta.

Por medio del concurso Heineken Green Challenge se convoca a jóvenes mexicanos y estudiantes de licenciatura, ingeniería o carrera técnica, de entre 18 y 35 años que tengan un proyecto de alto impacto relacionadas con la reducción de CO2.

En entrevista, Marco Mascarúa, vicepresidente de Asuntos Corporativos de Heineken México dijo que la iniciativa tiene la finalidad de “unir a las mentes más creativas en México para hacer un mejor planeta” y que la convocatoria va a lineada con los pilares de sustentabilidad de la empresa.

“Nosotros, como Heineken México, tenemos la meta al año 2020 de recudir 40% de la generación del CO2 en nuestra producción, 20% en producción y 50% en refrigeración”.

El premio

Heineken Green Challenge tiene una bolsa repartida de tres millones de pesos. El primer lugar recibirá un monto de 500,000 pesos, el segundo 200,000 y el tercero 100,000, y del cuarto al décimo lugar obtendrán 50,000 pesos cada uno.

Existirán cinco eliminatorias a nivel regional, a partir de las cuales se seleccionarán 60 proyectos, de estos 10 serán semifinalistas y asistirán a un Bootcamp de tres días intensivos que se realizará del 5, 6 y 7 de noviembre en Monterrey.

Después se seleccionarán a cinco finalistas, quienes presentarán su pitch en el 9 de noviembre en el festival INCmty, donde se anunciará al ganador.

Josue Delgado, director de INCmty mencionó que los 10 concursantes, además de obtener un monto económico, podrán presentar sus proyectos ante inversionistas y conseguir financiamiento.

Detalló que a la fecha se han recibido más de 200 aplicaciones. “Tenemos muy buenos números en alcance de proyectos aplicados… Lo más importante es tener calidad de proyectos.

La convocatoria está abierta hasta el 6 de octubre y el registro se puede hacer en heineken.incmty.com.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez