Financiando tuk-tuks más ecológicos en India

Uno de los beneficiarios del programa Namma Auto de Three Wheels United. Foto: Three Wheels United

El conductor de tuk-tuk Narasimhamurthy R, de 45 años de edad, será el propietario del vehículo de tres ruedas, arranque eléctrico y motor de 200cc de cuatro tiempos con el que se gana la vida.

Durante casi dos décadas, el conductor de Bengaluru (antigua Bangalore) trabajó con un vehículo rentado, pero dentro de ocho meses realizará el último pago del préstamo a cuatro años que recibió de Three Wheels United India Private Ltd (TWU), una empresa financiera que ayuda a los conductores de tuk-tuks a adquirir vehículos más ecológicos.

Fue una agente de Three Wheels United, Jayalakshmi, quien le ofreció en 2015 el plan de financiación para comprar un tuk-tuk con menos emisiones de CO2. Tras rechazar inicialmente la oferta, Narasimhamurthy se inscribió tres meses después en el programa Namma Auto (“Nuestro vehículo”) de TWU.

En India, los conductores que rentan tuk-tuks de dos tiempos suelen ganar el equivalente de menos de ocho dólares al día, pero Narasimhamurthy gana hasta 50% más, porque los autorickshaws (mototaxis) de cuatro tiempos ahorran combustible y tienen menos gastos de mantenimiento. Cuando haya terminado de pagar el préstamo, sus ingresos aumentarán al equivalente de casi 15 dólares diarios.

Casi la mitad de los conductores de tuk-tuks se ven obligados a rentar vehículos porque no pueden acceder a financiación. Por ese motivo, sus ingresos y la posibilidad de escoger uno menos contaminante se ven limitados”, explica Cedrick Tandong, CEO de TWU. Los sistemas de calificación bancaria para préstamos no están adaptados para conductores de bajos ingresos, que generalmente no disponen ni de ahorros ni de historial bancario.

Los tuk-tuks, populares en países del sur asiático como India, Bangladesh, Indonesia, Pakistán y Tailandia, representan una alternativa conveniente y económica a las inadecuadas redes de transporte público de ciudades emergentes, pero son extremadamente contaminantes. Un estudio encargado por la Unión Europea reveló que, anualmente, 120,000 tuk-tuks en Bengaluru emiten en total 0,45 millones de toneladas de CO2, 1,445 toneladas de óxido de nitrógeno y 164 toneladas de partículas finas de 10mm (o PM10). Si bien alrededor del 20% de estos vehículos son de dos tiempos, éstos son responsables de casi 25% de las emisiones totales de CO2 y de casi 70% de las emisiones de PM10.

“De las casi 2,000 millones de toneladas de emisiones vehiculares de CO2 en India, 1% proviene de los tuk-tuks. Pero no sería realista esperar que los conductores que viven con ingresos mínimos se preocupen por la contaminación; debemos ayudarlos primero a aumentar sus ingresos”, apunta Tandong.

Un tuk-tuk de cuatro tiempos cuesta alrededor de 175,000 rupias (unos 2,400 dólares). TWU les presta 150,000 rupias a los conductores a una tasa de interés del 10.5%, y los conductores pagan el resto por adelantado. La empresa se acerca a las comunidades de conductores en forma directa a través de su equipo de 16 agentes o, indirectamente, asociándose a organizaciones locales sin fines de lucro como Women Health and Development (WHAD) y Payana, dedicadas a la inclusión social.

El programa Namma Auto va más allá de la financiación. La empresa alienta a los conductores a ahorrar 500 rupias (6.80 dólares) por mes a través de grupos de autoayuda de 15 a 20 conductores. El monto se deposita luego en una cuenta de ahorros grupal en la Cooperativa Crediticia Karnataka Namma Souharda.

“El interés obtenido se presta a los miembros del grupo a una tasa de interés del 2%, con un tope de 10,000 rupias, en momentos de extrema necesidad – ya sea para pagar la matrícula escolar de los niños, el depósito de renta de su vivienda o una internación médica. La responsabilidad conjunta permite que los conductores puedan escapar de las garras de prestamistas que brindan préstamos con tasas de interés exorbitantes de más del 36%”, dice Jayalakshmi, y cuenta que, en cinco años, ninguno de sus grupos ha incumplido el pago de un préstamo.

Gracias a que el sistema de calificación crediticia de TWU está diseñado para conductores, la empresa tiene una tasa de incumplimiento récord de menos del 1% (en comparación al 10% hace dos años), mientras que los bancos se enfrentan a tasas de incumplimiento del 40% en la misma categoría.

Para ayudar a los conductores a mejorar sus ingresos diarios, TWU también les incentiva a utilizar aplicaciones móviles de servicios de taxi como Uber.

Three Wheels United fue fundada por la empresa social neerlandesa Enviu en 2014 y, desde entonces, ha creado un ecosistema de 15,000 conductores y financiado más de 2,000 vehículos, especialmente en los estados de Karnataka y Tamil Nadu, al sur de India. La empresa sostiene que ha reducido unas 22,000 toneladas de emisiones de CO2.

“Para 2022, esperamos financiar unos 11,700 vehículos más, de los cuales 25% será eléctrico”, asegura Tandong. Para lograrlo, la empresa debe recaudar unos 130 millones de dólares en inversiones.

“Nos asociamos con Bangalore Metro Rail Corporation para brindar un año de estacionamiento gratuito y puntos de recarga eléctrica, y con Mahindra Electric Mobility [del grupo Mahindra] para el reciente lanzamiento de una batería de ión-litio para impulsar estos vehículos de tres ruedas”, agrega. TWU espera financiar 1,000 vehículos de ese tipo para marzo de 2019.

La compañía generó ganancias de 523,500 dólares en el año fiscal indio de 2018 (de abril de 2017 a marzo de 2018) y espera alcanzar los 32 millones para 2022. Mientras tanto, los seis millones de tuk-tuks en India representan para TWU una oportunidad de 13,800 millones de dólares, con un mercado potencial de 500,000 vehículos al año.

CRÉDITO: 
Sangeetha Chengappa / Hindu Business Line/India