Evita que la competencia sea un problema en tu empresa

Foto: Shutterstock

La competencia, cuando es desleal, afecta el clima laboral y genera sentimientos de irritación, ansiedad e impotencia entre los colaboradores.

Un buen ambiente laboral es sinónimo de productividad y compromiso, pero cuando ésta es desleal puede provocar sentimientos de irritación, ansiedad e impotencia, haciendo que el ambiente de trabajo se vuelva negativo y perjudicial para el rato

“Cuando un colaborador actúa de manera perjudicial para el equipo, la empresa no debe tomar medidas radicales como el despido. Ese asunto debe ser tratado con el involucrado, de manera que entienda que su comportamiento afecta negativamente al resto y que en la organización se valoran aquellas actitudes amables que benefician el clima”, señaló Margarita Chico, directora Corporativa de Comunicación en Trabajando.com

Subrayó que las empresas deben preocuparse por fomentar una competencia sana y frenarla cuando sea sinónimo de traición y perjudique el clima organizacional. El portal lanzó una serie de tips para líderes que no saben cómo lidiar con este tipo de comportamientos:

Define objetivos individuales: Los empleados deben entender que trabajan por alcanzar metas individuales, de manera que los trabajadores dirijan su competitividad a satisfacer las necesidades de la empresa, pero al mismo tiempo, que cada uno aporta algo importante para lograr un resultado grupal.

Reconoce logros individuales o en equipo: cuando trabajen por un proyecto específico y aunque los objetivos sean individuales, se debe reconocer el logro y aporte de todos. Adjudicar sólo a algunos los logros, puede dar la sensación de que trabajan con propósitos cruzados. Además, esto permite que todo el mundo se beneficie del éxito, en lugar de que sólo los mejores trabajadores se lleven los éxitos.

Corregir inmediatamente comportamientos perjudiciales: cuando está en juego la remuneración o beneficios individuales, algunos trabajadores podrían cruzar la línea del respeto y compañerismo al robar clientes, tomar el prestigio por el trabajo de otras personas o manipular una situación para obtener una ventaja desleal. Debe quedar claro cuál es la política interna de la empresa y cuáles son los comportamientos inaceptables.

Felicita y premia comportamiento desinteresado: por ejemplo, si un trabajador sitúa las necesidades de su equipo sobre la suya o ayuda a otro a mejorar su desempeño, felicítalo públicamente y premia aquellas conductas, de manera que los demás entiendan que este tipo de personas necesita la empresa. Recuerda que el objetivo es fomentar la competencia cooperativa en vez de los intereses de cada uno.

apr

CRÉDITO: 
Redacción