Enfócate y consigue cada una de tus metas

Foto: Especial

Libro de la semana: Las 4 disciplinas de la Ejecución

El principal objetivo de una empresa es que ésta funcione de la mejor manera posible, sin embargo, para que esto se convierta en una realidad, es fundamental establecer prioridades en la compañía, pues sólo así se podrán evitar muchos riesgos que regularmente suceden por la falta de atención.

Cuando una empresa comienza a desempeñar labores, trabaja según lo que sale, pues su inexperiencia no le permite establecer soluciones para cada problema. Por tal motivo, Sean Covey, Chris Mc Chesney, Jim Huling y José Gabriel Miralles presentan Las 4 Disciplinas de la Ejecución, las cuales, aseguran los autores, ayudarán a los líderes a generar resultados rotundos en su organización.

“Las 4 disciplinas de la ejecución (4DX) no es teoría, se trata de un conjunto de prácticas probadas y refinadas por cientos de organizaciones y miles de equipos de trabajo a lo largo de los años” explican.

Las 4DX que debes seguir al pie de la letra son:

  • 1. Enfocarse en lo más importante

En este punto, el empresario debe concentrarse en situaciones específicas que le permitirán aumentar su competitividad. “Los seres humanos estás diseñados genéticamente para hacer una sola cosa a la vez con excelentes resultados”.

Esto es definido como una Meta Crucialmente Importante (MCI). La clave está en nunca recargar a los líderes, equipos o individuos, pues en el momento que se haga se dice que la empresa ha perdido el enfoque.

  • 2. Definir las medidas guía

En esta segunda disciplina se requiere de una mayor inversión de energía en las actividades, por lo que hay que identificar qué cosas tienen mayor peso para conseguir el éxito.

“En este punto se deben definir medidas diarias o semanales de la empresa, que, al alcanzarlas, te acercarán a tu meta. Esto significa que podrás identificar cuáles fueron las acciones más influyentes para tu organización durante un determinado lapso de tiempo”, garantizan.

  • 3. Diseñar un marcador persuasivo

Debido a que las personas actúan diferente si tienen un marcador, es decir, algo que permita observar el avance en el cumplimiento de un objetivo, en este punto se asegura que los integrantes de la compañía sepan cuáles son los marcadores en todo momento, de esta manera, sabrán si pueden o no ganar el juego.

“La diferencia en el desempeño entre un equipo que apenas entiende las medidas de predicción, en términos conceptuales, y otro que puede ver los cambios en el marcador, es extraordinaria”, exponen los autores.

  • 4. Crear una cadencia de resultados

En esta disciplina, la ejecución se hace realidad. Según el texto, “muchos líderes definen la ejecución como la habilidad de fijar una meta y alcanzarla”, por lo que en esta punto será necesario comprometerse con los objetivos semanas y ayudar a la organización a aumentar su productividad.

Los escritores manifiestan que las 4DX representan una nueva forma de pensar que resulta esencial para destacar en un mundo tan competitivo como este en que nos tocó vivir, en pocas palabras, es un libro que ningún líder de negocios se puede perder.

Sobre los autores

Sean Covey

Es el vicepresidente ejecutivo de Global Solutions and Partnership de FranklinCovey y de las operaciones internacionales de esta misma empresa en más de 141 países alrededor del mundo.

Sean organizó y dirigió los equipos originales que concibieron y crearon las 4 Disciplinas de la Ejecución. A partir de esto, se ha convertido en un practicante y promotor ávido de la metodología.

Chris McChesney

Es el líder de la Práctica Global de la Ejecución en FranklinCovey y uno de los primeros en desarrollar las 4 Disciplinas de la Ejecución.

Por más de una década ha dirigido el diseño continuo de estos principios, además de trabajar como consultor en la organización, la cual ha crecido de manera extraordinaria.

Ficha Técnica

Título: Las 4 Disciplinas de la Ejecución
Autores: Sean Covey, Chris McChesney, Jim Huling y José Gabriel Miralles
Editorial: Conecta
Páginas: 248
Precio: $299

[email protected]

CRÉDITO: 
Zyanya López