Deja de ser el enojón de tu empresa

El enojo puede esconder depresión, estrés o ansiedad. Foto: Especial

¿Tienes algún compañero de trabajo que siempre está irritado, responde de mala gana, su humor no cambia a lo largo del día, está tenso y nunca le ves una sonrisa? o, ¿tú eres esa persona? Es hora de cambiar.

Muchas veces las causas del enojo tiene que ver con otras causas, por ejemplo, ansiedad, estrés crónico, depresión, fatiga y frustración, los cuales generan conductas negativas, que si no se atienden, pueden repercutir gravemente en el ámbito laboral y personal.

Es normal que por un mal día el humor no sea el mejor, pero si éste prevalece por meses, entonces hay que tomar medidas para resolverlo antes de que sea muy tarde.

Los consejos

Para remediar esta situación, se puede comenzar con los siguientes consejos. ¡Toma nota!

  1. Deja de pensar "así soy y no cambiaré": lo primero es aceptar que tienes un problema que requiere solución. No te escondas en excusas y mejor busca ayuda. Eso no te hará débil.
  2. Haz actividades que te generen satisfacción: busca algo que te ayude a relajar, desde ver películar o series, asistir a clases de yoga o algún hobbie que te encante.
  3. Haz ejercicio: además de ponerte en forma, la actividad física te ayuda a liberar el estrés acumulado, enfocar tu mal humor en el ejercicio, liberas endorfinas que te hacen feliz y te sentirás más motivado.
  4. Descubre tus fortalezas y expándelas: analiza cuáles son tus principales habilidades y dedica tiempo para potenciarlas al máximo.
  5. Establece un código con personas de confianza: al estar de mal humor, no nos damos cuenta cuando actuamos mal o que actitud puede herir a otros. Por ello, lo ideal es definir gestos con personas de confianza para ue los utilicen cuando está rebasando los límites.
  6. Sonríe más: no se trata de ser falso, sino de disfrutar las pequeñas cosas. Con el tiempo, sonreír te saldrá de forma natural.
  7. Acepta tus errores: reconoce cuando tu actitud no es la adecuada. "Perdón por mi mal humor", "no debí usar ese tono", son algunas de las cosas que debes decir cuando actuas mal.
  8. Acércate a personas alegres: rodearte de gente positiva, te ayudará a disminuir tu mal humor. Aprende de ellos, pídeles consejos y platica, así obtendrás mayores virtudes.
  9. No culpes a otros: deja de culpar a tus genes, la familia, los amigos o cualquier otra persona. Puede que algunas personas influyan pero al final, tú eres el responsable de los que haces y de la forma en que actúas ante diferentes situaciones.
  10. Analízate: revisa a fondo y pregúntate, ¿qué está causando tu mal humor?, ¿es una situación que tiene solución sencilla?, ¿cómo llegaste a esa fase? Así te será más fácil cambiar tu actitud.
  11. Pide ayuda profesional: si el problema persiste o sientes que no puedes remediarlo tan fácil, busca ayuda de un psicólogo que te ayude a definir la cuaa de tu malestar. Puede ser una depresión o alguna otra enfermedad, que si se detecta a tiempo, los resultados serán mucho mejores.

Con información de El Cronista

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario