Decálogo para prevenir fraude corporativo

Pasarán meses para saber si se sufrió fraude. Foto: Especial

El trabajo remoto al que las empresas se vieron obligadas a tomar por la pandemia del Covid-19, representa muchos beneficios pero también riesgos en el ámbito de seguridad empresarial, ya que al estar a la distancia y no tener las medidas de seguridad adecuadas, aumenta el riesgo de sufrir un fraude corporativo.

A esto hay que sumar si las empresas no han tenido becas practicas con los colaboradores, como despidos injustificados, reducciones de salario arbitrarias u otras situaciones, que pueden motivar a tomar represalias.

"Nuestra experiencia en el mercado local y regional nos ha ayudado a corroborar lo que dice la teoría sobre el fraude y nos muestra que en la práctica los principales factores de ocurrencia de fraude son la oportunidad, la motivación y la racionalización. En el contexto actual, vemos la presencia de estos factores con mucha mayor claridad", indicó Brian Weihs, director ejecutivo de Kroll México, una división de Duff & Phelps.


Arturo del Castillo, director ejecutivo asociado de Kroll México, explicó que lamentablemente muchos de estos fraudes no se podrán detectar hasta dentro de varios meses o tras la quiebra de la empresa, debido a que muchos negocios continuarán enfocados en sobrevivir, dejando a un lado procesos de control, monitoreo de transacciones importantes y soportes de prevención de riesgos.

Para evitar eta situación, los especialistas enumeran 10 acciones que las empresas deben seguir para evitar fraudes corporativos.

  1. Discutir los riesgos de fraude y seguridad cibernética regularmente en las reuniones de la junta y decidir sobre medidas que mejoren la prevención, detección y remediación en esas sesiones.
  2. Levantar una matriz de riesgos de fraude con base en la nueva realidad de la empresa, identificando procesos o áreas de particular vulnerabilidad de fraude o ciberataques.
  3. Asegurar que la gerencia cree capacitaciones y brinde informes sobre fraude y ciberseguridad para educar a la junta y crear concientización sobre el tema.
  4. Mantener registros de los problemas de ciberseguridad y ataques de fraude dirigidos a la corporación.
  5. Realizar monitoreo dirigido a las contrataciones realizadas de manera urgente, sobre todo las que se realizaron sin pasar por todos los pasos normales de contratación a raíz de la urgencia.
  6. Realizar monitoreo a los contratos realizados en campo, con especial enfoque en los casos en que el equipo de auditoría y cumplimiento no ha podido realizar visitas físicas de la manera acostumbrada.
  7. Fortalecer la cultura corporativa en contra de fraudes, involucrando a los empleados en la prevención del fraude y reforzando el mensaje de que la mitigación de riesgos de fraude corresponde a todos.
  8. Sostener controles alineados y mantener una comunicación abierta con los diferentes grupos de interés.
  9. Brindar mayor apoyo a las áreas operativas de Auditoría interna y de cumplimiento.
  10. Divulgar con frecuencia el código de ética y mecanismo sobre prevención de fraude, así como líneas de denuncia, protocolos de investigación, sanciones e implicaciones jurídicas del no cumplimiento de las políticas y procedimientos de la compañía.

"Este contexto desafiante también nos ofrece una oportunidad para implementar nuevas prácticas, revisar asuntos que antes pasaban desapercibidos, capacitar, auditar y promover una operación más eficiente, rentable y segura en el mediano y largo plazo," señalaron los especialistas.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario