Conoce qué deben tomar en cuenta las pymes para exportar

Foto: Shutterstock

Cuando la empresa decide llegar a otro país debe identificar el producto a comercializar y seleccionar el mercado al que se desea llegar.

La exportación mejora la competitividad e imagen de la empresa, brinda estabilidad financiera y permite aprovechar la capacidad instalada de producción, así como reducir costos por volumen de ventas.

El Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) lanzó la apertura de la segunda convocatoria 1.1 en la categoría Desarrollo de Redes y Cadenas Globales de Valor, la cual está diseñada para que las pequeñas y medianas empresas (pymes), así como los clúster se conviertan en proveedores de compañías nacionales e internacionales.

Este modelo, que cuenta con apoyo de 200 millones de pesos, busca aumentar la productividad e inserción de las pymes en el mercado de exportación. La convocatoria entró en vigor el 3 de julio y cierra el 2 de agosto del presente año, también ofrece a las pymes herramientas de capacitación, consultoría y comercialización.

Si se toma la decisión de incursionar en el mercado exterior, la empresa debe preguntarse ¿qué producto desea exportar?, ¿a qué mercado quiere llegar?, ¿cuál es la fracción arancelaria del producto? ¿qué arancel debe pagarse? Y ¿qué normas hay que cumplir?

ProMéxico, el Organismo del Gobierno Federal encargado de promover el comercio y la inversión internacional, señala en la Guía básica del exportador que “la compañía debe asumir compromisos, investigar y explorar nuevos mercados, realizar una planeación adecuada y seguir una estrategia clara de ventas”.

El éxito en el proceso de exportación depende, entre otros factores, de una buena recopilación de información, por ello es fundamental realizar una investigación documental que permita establecer un plan estratégico.

Al iniciar el ejercicio de exportación debe identificarse el producto a comercializar y seleccionar el mercado al que se desea llegar. Para hacerlo la empresa requiere hacer un autoanálisis de sus productos en un mercado global y determinar si cuenta con la suficiente infraestructura para abastecer la demanda en México y el país al que se desea llevar el producto.

“En ProMéxico les preguntamos con qué producto quieren empezar y a qué región desean exportar, les ayudamos a definirlo. Si no lo saben tienen que investigar y conocer la competencia en otros lados”, menciona Juan Arturo Cuevas, Coordinador Regional de la zona Metropolitana y Centro de ProMéxico, durante el evento fábrica de Negocio realizado por GS1.

Los elementos prioritarios que deben cumplir son: volumen solicitado por el cliente, calidad del producto, precio competitivo, garantía en el tiempo de entrega y servicio posventa, es decir continuar con la atención al cliente después de la compra.

Una vez seleccionado el producto se analiza el mercado de destino, es recomendable explorar las oportunidades que ofrecen ventajas arancelarias con México, que están determinados por los acuerdos como el Tratado de Libre Comercio de América el Norte, el Comercial con la Unión Europea, del Transpacífico o los acordados con países latinoamericanos como Colombia, Chile, Uruguay, Perú, entre otros.

“Muchas veces despreciamos el mercado de Centroamérica y en la mayoría de los casos es una extensión del país, por idioma, ideología, y costumbres y es más fácil vender”, precisa Cuevas.

No hay que dejar de lado las condiciones geográficas, pero sobre todo hay que elegir el país que ofrezca mejores ventas, menor riesgo comercial y pequeños gastos de iniciación.

Investigación de mercado

Ya que se tiene seleccionado el producto y el mercado a incursionar se realiza una profunda investigación de mercado que incluye la situación actual del país y su expectativa a mediano plazo, principalmente en el entorno económico, político, social, ambiental y del producto.

La guía de ProMéxico dice que el análisis del producto debe considerar la competencia y precio local, tendencias, canales de distribución e importadores potenciales y actuales.

Iniciar una exportación puede hacerse de distintas maneras, como proveedor nacional de empresas, vendiendo de forma directa a un cliente o a través de distribuidores, cada una tiene costos, oportunidades y riesgos, por ello debe analizarse la que más convenga a la empresa.

Regulaciones Arancelarias

El arancel es un impuesto que se aplica a la importación o exportación de mercancías de acuerdo a la Ley de Comercio Exterior de México, que clasifica la mercancía al pasar por las aduanas a fin de identificar la tasa porcentual de aranceles a pagar.

Existen diferentes tipos que están determinados por país y comercio. Pueden ser de tres tipos, Ad Valorem; se expresa en términos porcentuales y se aplica sobre el valor de aduanas de mercancía; Específico, se determina en monetarios por unidad de medida y Mixto, que es la combinación de los anteriores.

Trámites y documentos

Realizar una exportación requiere que la mercancía cumpla con las condiciones de venta, trámites y documentación adecuada. Las autoridades aduaneras de cada país son las encargadas de revisar el ingreso de los productos; sin embargo, también se cubren las condiciones sanitarias y de seguridad.

Es necesario proteger los derechos de propiedad industrial e intelectual, ya que son susceptibles de plagio, lo cual deteriora la imagen de la empresa y producto, afectando la rentabilidad de los negocios.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.