¿Cómo lograr una inversión de los grandes?

Errette Dunn, fundador de Rever. Foto: Especial

Existe una leyenda entre los emprendedores de startups de tecnología. La historia va así: un joven (o jovencita) tiene una gran idea de negocio, prepara una presentación de PowerPoint y hace una peregrinación a Silicon Valley para hacer un pitch de su idea ante los inversionistas de Capital de Riesgo. Impresionados ante la gran idea y la calidad de los gráficos de la presentación, los inversionistas firman un gran cheque que entregan de inmediato al emprendedor. Y vivieron felices para siempre.

Esta leyenda es muy peligrosa. No solamente porque es falsa, sino porque distrae al emprendedor de su verdadera misión: generar un negocio viable que contribuya al bien de la sociedad. En lugar de enfocar toda su creatividad y esfuerzo en validar los diferentes elementos de su modelo de negocio, el emprendedor se lamenta: “si tan sólo pudiera tener una oportunidad frente a los grandes inversionistas, ¡nada podría pararnos!”

Hace unos meses, Rever, la empresa de la cual soy cofundador y director general, recibió inversión de un fondo de inversión muy prestigioso de Silicon Valley. La cantidad de la inversión no fue tan importante como la calidad de nuestros socios: Sequoia Capital. Esta firma es famosa por ser inversionista en empresas ahora icónicas: Apple, Google, LinkedIn, Cisco, Oracle, Dropbox, Paypal, Twitter, WhatsApp y muchas otras.

A raíz de esta noticia, muchos emprendedores se han acercado a preguntarme: ¿cómo lograr una inversión de los grandes? En afán de ayudar a nuestra comunidad emprendedora a lograr muchos casos de éxito en nuestro país, aquí van algunos consejos:

Haz algo que verdaderamente valga la pena

La motivación de tu emprendimiento no debe ser meramente financiera o por tener libertad de un jefe. Emprender es muy difícil y, si tu motivación no es más elevada, es muy probable que te rindas a la primera. Los inversionistas saben esto y nunca apostarán a un emprendedor que no crea que puede hacer algo de impacto global.

Ármate de paciencia y desarrolla relaciones a largo plazo

Es cierto lo que dicen: es un maratón, no un sprint. Mi primer contacto con un socio de Sequoia fue 2 años y medio antes de la inversión que hicieron en nosotros. En ese tiempo estuve compartiendo avances, pidiendo consejos y también ofreciendo ayuda.

Sal de tu zona de confort

Si no crees al 100% en tu propio proyecto como para quemar ciertos barcos, es difícil que alguien apueste en tu empresa. En mi caso eso implicó mudarme a California con mi esposa y cuatro hijos (ahora cinco), para desarrollar esas relaciones. No todos los negocios necesitan ir a Silicon Valley, pero todos requieren sacrificio y toma de riesgos.

Demuestra que puedes hacer lo imposible

Los inversionistas típicamente te abren la puerta cuando pasas la prueba de fuego: tener clientes que ya te pagan por tu solución. El problema es que para tener clientes, necesitas un producto; para eso requieres un equipo, y para eso ello requieres dinero. La paradoja del huevo y la gallina. Tu boleto de entrada es resolver de manera creativa esa paradoja para tu negocio.

Busca introducciones cálidas

Una barrera muy grande es obtener una primer reunión con los inversionistas. Enviar un email no solicitado y una llamada en frío nunca da resultados. Para lograr una introducción de alguien de confianza, estos pasos toman tiempo pero funcionan bien:

  • Investiga a tu firma de inversión ideal y observa las otras empresas de su portfolio.
  • Contacta a los fundadores de esas empresas y busca una reunión con ellos. Desarrolla una buena relación ofreciendo ayuda y solicitando consejos.
  • Pide al emprendedor una introducción al inversionista.

Elimina los riesgos

Un inversionista es un profesional en la detección de riesgos. Tu rol como fundador es minimizar los riesgos principales de tu modelo de negocio:

  • Riesgo de Producto. Demuestra que es técnicamente factible desarrollar tu solución. La mejor evidencia es un producto funcional.
  • Riesgo de Mercado. ¿Tú mercado es lo suficientemente grande?¿Estás resolviendo un problema real por el cual te quieren pagar tus clientes? ¿Puedes atraer a tus clientes de manera redituable?
  • Riesgo Financiero. Debes comprobar que el negocio es viable y que tu empresa puede sobrevivir a futuro, incluso sin nuevas rondas de inversión.
  • Riesgo de Equipo. ¿Los cofundadores son los adecuados para llevar el proyecto a cabo? ¿Puedes atraer al mejor talento a tu empresa?

Apuesta en México

En Rever hemos podido crear un producto con tecnología de punta, aplicando Inteligencia Artificial, y sirviendo a empresas globales de clase mundial como Audi, Philip Morris International, Mars y Grupo Bimbo. Todo con un producto y servicio 100% desarrollado en México.

En nuestro país tenemos el talento para sorprender al mundo. Si no creemos en nuestra propia capacidad, nadie más lo hará.

CRÉDITO: 
*Errette Dunn, fundador de Rever