Cómo fomentar la cultura de ahorro en niños

Foto: Especial

Uno de los mejores hábitos que se les puede inculcar a los niños es ahorrar, ya que así crecerán como adultos responsables de sus finanzas, que tengan con un fondo de emergencias y aprendan a administrar sanamente sus gastos.

De acuerdo con Reporte Nacional de Inclusión Financiera 2015, actualmente 24% de la población adulta (17.9 millones) no ahorra dinero, mientras que 61% (46.7 millones) utiliza mecanismos de ahorro informal.

Para que el porcentaje de ahorradores crezca en el futuro, es necesario comenzar desde edad temprana a fomentar la cultura del ahorro y para ello, Mastercard comparte los siguientes consejos:

Sé un ejemplo

La educación financiera empieza en casa. Cuando se involucra a toda la familia en una meta común de ahorro, ya sea para las vacaciones o para la fiesta de cumpleaños, se comienza a generar el hábito del ahorro.

El “domingo”

Cuando los niños llegan a los cuatro o cinco años, pueden comenzar a recibir una pequeña cantidad de dinero. Este es un buen momento para regalarles una alcancía, la cual funciona como un excelente recurso para aprender el principio del ahorro y en donde podrán juntar el dinero que reciba, como los “domingos”.

Fijar metas de ahorro

Cuando los niños quieren algún juguete de sus personajes favoritos, ir al cine a ver alguna película o comprar dulces, es un buen momento para enseñarles a fijar metas. Con esto, los pequeños entenderán que los recursos son limitados y que debe administrarlos para adquirir aquello que prefieran.

Soluciones

  • Cuando tienen entre 11 y 12 años, es momento de enseñarles opciones que les permitirán obtener mayores frutos y mantener protegido su dinero:
  • Apps: Existen aplicaciones móviles que además de ofrecer tips o recomendaciones para cuidar las finanzas, también permiten tener un control de gastos o metas de ahorro de una forma interactiva.
  • Tarjetas prepagadas: En este tipo de “plásticos”, los padres podrán abonar dinero directamente a sus hijos, favoreciendo al control de los gastos y brindando seguridad al dinero. Además, es una buena opción para que aprendan cómo funcionan los productos financieros y descubran que deben usarlos de forma responsable.
  • Cuentas de ahorro: Algunas instituciones bancarias ofrecen cuentas de ahorro enfocadas en los niños. Es importante que este producto no cuente con mínimo por apertura o que sea el mínimo legal requerido, que no tenga penalidades por retiro y que los niños no puedan disponer más de lo que tienen en la cuenta.
  • Inversiones: Cuando se cuente con una cantidad considerable, este dinero podrá ser manejado por una institución financiera a través de las diferentes modalidades que ofrecen. De esta forma, los pequeños podrán obtener un mayor rendimiento por su dinero y lograr más pronto sus metas.
CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario