Asesoría notarial es clave para comenzar a emprender

Foto: Especial

Al comenzar a emprender se deben tomar en cuenta diferentes aspectos como los recursos económicos, la forma de producción y el valor del producto o servicio que se ofertará, pero antes que todo hay un elemento que no debe pasar por alto: la asesoría de un notario quien especificará las implicaciones fiscales y legales que se adquieren con cada tipo de sociedad.

Ante esto, el Colegio Nacional del Notariado Mexicano indicó a través de un comunicado que la mejor opción para los emprendedores al definir el tipo de empresa que más se apegue a sus necesidades, lo mejor es la Sociedad Anónima (S.A), que está conformada por mínimo dos socios y no hay número máximo de éstos.

Refirió que los socios son responsables del pago de sus acciones, es decir, si uno es socio mayoritario tendrá más responsabilidades. Su objetivo es realizar cualquier actividad comercial con fines de lucro y su capital social está representado por acciones.

Asimismo, detalló que el órgano más importante de una S.A. es la Asamblea de Accionistas, integrada por todos los socios, en la que se toman las decisiones clave de la empresa.

La mayoría de los negocios que eligen esta sociedad son los que fabrican, distribuyen y comercializan bienes y productos y que podrán vender acciones a futuros inversionistas.

Por otra parte, explicó que la Sociedad de Responsabilidad Limitada (S.R.L.), está constituida por mínimo dos socios en la que las obligaciones se limitan al capital aportado, es decir, los socios sólo están obligados al pago de sus aportaciones sin que las partes sociales estén representadas por acciones.

Las partes sociales sólo pueden ser transmitidas a otros en los casos y con los requisitos que establece la ley. Los socios son responsables de forma limitada hasta por el monto que en dinero o en especie han aportado a la sociedad.

Añadió que el órgano más importante de esta sociedad es la Asamblea o Junta de Socios, que se integra por todos los que tienen participación en la sociedad. Es administrada por una persona (Gerente Único) o por varias (Consejo de Gerentes). La mayoría de los negocios que eligen esta sociedad son los negocios familiares o pequeñas y medianas empresas (PyMes).

La institución señaló que tanto la S.A. como la S.R.L pueden ser “de Capital Variable”, lo que significa que su capital puede ser aumentado por aportaciones posteriores de los accionistas o socios o por la admisión de nuevos integrantes.

Para constituir legalmente la sociedad, el notario público será quien dé fe de la constitución de la sociedad a través de la redacción de la escritura constitutiva, en la cual se definirá el tipo de sociedad que se formará y en la que quedarán definidos, entre otros aspectos como: Capital de la empresa y su distribución entre los socios.

Así como el objeto de la sociedad, número de socios y nacionalidad de los mismos, forma de administración de la sociedad, quién será el apoderado, entre otros requisitos que marca la ley.

En el caso del registro de la marca, expuso que al conformar la sociedad el notario presentará una solicitud ante la Secretaría de Economía (SE), en la que se propongan varias razones sociales o denominaciones de la sociedad, para que la Secretaría confirme cuál está disponible.

Indicó la importancia de no confundir este trámite con el registro de la marca comercial. De hecho en muchas empresas la razón social es diferente de la marca comercial.

Además de realizar el alta de la empresa ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT). El notario podrá apoyar también en este trámite para empezar actividades inmediatamente, finalizó.

CRÉDITO: 
Notimex

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.