Ajuste anual por inflación

En todas las empresas, sean grandes o pequeñas, cada año, durante marzo nos volvemos a encontrar en el mes de las declaraciones anuales, la recopilación de información, cierres del ejercicio, actualización de activos fijos, realización de cédulas para el envío de información, etcétera.

Inicia un periodo de uso de palabras financieras contables que parecieran salir de un idioma antiguo, coeficiente de utilidad, cuenta de utilidad fiscal neta, en fin; unas más complejas para explicar que otras, dentro de todos estos cálculos, sobresale uno que cada año se realiza para determinar una cifra, el Ajuste anual por inflación, este cálculo lo encontramos determinado en la ley del Impuesto Sobre la Renta en su artículo 46, que a la letra dice:

Las personas morales determinarán, al cierre de cada ejercicio, el ajuste anual por inflación, como sigue:
I. Determinarán el saldo promedio anual de sus deudas y el saldo promedio anual de sus créditos.
El saldo promedio anual de los créditos o deudas será la suma de los saldos al último día de cada uno de los meses del ejercicio, dividida entre el número de meses del ejercicio. No se incluirán en el saldo del último día de cada mes los intereses que se devenguen en el mes.
II. Cuando el saldo promedio anual de las deudas sea mayor que el saldo promedio anual de los créditos, la diferencia se multiplicará por el factor de ajuste anual y el resultado será el ajuste anual por inflación acumulable.
Cuando el saldo promedio anual de los créditos sea mayor que el saldo promedio anual de las deudas, la diferencia se multiplicará por el factor de ajuste anual y el resultado será el ajuste anual por inflación deducible.
III. El factor de ajuste anual será el que se obtenga de restar la unidad al cociente que se obtenga de dividir el Índice Nacional de Precios al Consumidor del último mes del ejercicio de que se trate entre el citado índice del último mes del ejercicio inmediato anterior.

Cuando el ejercicio sea menor de 12 meses, el factor de ajuste anual será el que se obtenga de restar la unidad al cociente que se obtenga de dividir el Índice Nacional de Precios al Consumidor del último mes del ejercicio de que se trate entre el citado índice del mes inmediato anterior al del primer mes del ejercicio de que se trate.

Los créditos y las deudas, en moneda extranjera, se valuarán a la paridad existente al primer día del mes.
Primero, debemos entender cuál es el fin de este cálculo: ¿por qué si mis deudas son mayores a mis créditos tengo que acumular a mis ingresos el resultado?

Esto se deriva por la sencilla razón de que el poder adquisitivo de una moneda se pierde con el tiempo, lo cual significa que, si tenemos deudas, por ejemplo, nuestra empresa utilizó un recurso de un proveedor para su desarrollo, es decir, con ese dinero que nosotros tuvimos estancado o utilizado en nuestro beneficio, por decirlo de algún modo, el proveedor o acreedor perdió la oportunidad de comprar cualquier otra cosa al precio original, es por ello que en este caso esa diferencia la debemos acumular a los ingresos porque se entiende que fuimos beneficiados al capitalizarnos con dinero de los acreedores, en el caso contario, cuando a nosotros nos deben dinero, los deudores son los beneficiados de ese crédito, nosotros no podemos comprar cualquier cosa al precio original puesto que, al perder poder adquisitivo, nuestro dinero vale menos, entonces esa perdida la podemos hacer deducible para nosotros.

En términos más coloquiales, cuantas veces nos hemos visto en la situación de decir, hace un año con 100 pesos podía comprar 3 cosas diferentes, hoy día solo me alcanza para 2 de ellas o solo para una, esto es precisamente la pérdida del poder adquisitivo de la moneda y la inflación en los precios de los productos.

Lo siguiente es un pequeño ejemplo de cómo se realiza el final del cálculo:

INPC Diciembre 2014 116.059
Entre INPC Diciembre 2013 111.508
Igual Factor 1.0408
Menos La unidad 1.0000
Igual Factor de ajuste anual 0.0408

Esto es, la inflación entre 2013 y 2014 fue de alrededor del 4%

En el supuesto que la diferencia antes calculada los créditos sean mayores en $1,000.00 pesos el importe del ajuste anual por inflación deducible sería de $40.80 pesos, en el caso que la diferencia calculada las deudas fueran mayores en los mismos $1,000.00 pesos, los $40.80 pesos resultantes serian acumulables a los ingresos.

En este ejemplo la cifra es muy pequeña, pero se pueden dar casos donde las deudas son tan grandes que la acumulación genera una cifra de igual tamaño, o en su caso la cartera de créditos también puede ser bastante atrasada y genera cifras igual de grandes.

Todos estos cálculos nos permiten determinar las pérdidas o utilidades fiscales en las empresas, de ahí la importancia en su realización.

Agradeciendo como siempre su amable lectura, les envío un gran saludo y les deseo muchas utilidades en sus empresas.

El autor es Integrante de la Comisión Sector Empresarial del Colegio de Contadores Públicos de México

apr