funeraria Uribe Vargas

Por: Blanca Juárez

Cristian Gustavo Bermúdez Hernández llegó hace seis meses a la funeraria Uribe Vargas, quizá no ilusionado, pero sí convencido del puesto que quería: embalsamador.

Distribuir contenido