La función de finanzas y planeación en el gobierno corporativo de las sociedades

Si partimos de la Mejor Práctica 17 del Código de Principios y Mejores Prácticas de Gobierno Corporativo (CPMPGC), la cual señala: “se recomienda que, con el propósito de tomar decisiones más informadas, el Consejo de administración realice las funciones de auditoría, evaluación y compensación, FINANAZAS Y PLANEACIÓN, riesgo y cumplimiento, que se definen posteriormente en el Código, con el apoyo de uno o varios órganos intermedios, según sea necesario”; se observará que la tercer función mencionada anteriormente está totalmente relacionada con los cuatro Principios básicos de Gobierno Corporativo siguientes:

  • 2. La generación de valor económico y social, así como la consideración de los terceros interesados en el buen desempeño, la estabilidad y la permanencia en el tiempo de la sociedad.
  • 3. La emisión y revelación responsable de la información, así como la transparencia de la administración.
  • 4. La conducción honesta y responsable de la sociedad.
  • 8. El aseguramiento de que existe el rumbo estratégico de la sociedad, así como la vigilancia y el efectivo desempeño de la administración.

Considerando los antecedentes, se comprenderán de mejor forma las siguientes funciones genéricas que el CPMPGC recomienda cumplir al Consejo de Administración con el apoyo del órgano intermedio correspondiente para desarrollar la función de Finanzas y Planeación:

1. Estudiar y proponer al Consejo de administración el rumbo estratégico de la sociedad para asegurar su estabilidad y permanencia en el tiempo. Función que muchas veces no es seguida adecuadamente por numerosas empresas grandes y Pymes, afectando sus planes en el mediano y largo plazo, ya que las entidades en las juntas de Consejo generalmente, se centran en comentar y justificar los resultados de operación del trimestre y del ejercicio anterior, perdiéndose su visión a largo plazo. Para esto, el Consejo debiera dedicar tiempo específico en la agenda de una de sus sesiones del ejercicio de la sociedad, para asegurar su estabilidad y permanencia en el tiempo.

2. Analizar los lineamientos que presente la Dirección General para la determinación del plan estratégico de la sociedad y darle seguimiento a su implementación. Función que no se suele cumplir en revisar y actualizar dichos lineamientos para saber conducir a las empresas grandes y a las Pymes bajo el plan citado, incluyendo la actualización constante de su modelo de negocios. Punto que igualmente debiera ser discutido y aprobado formalmente en una de las sesiones del Consejo.

3. Asegurar que el plan estratégico contemple la generación de valor económico y social para los accionistas, así como las fuentes de empleo y la existencia de los terceros interesados. Este plan deberá apegarse a esta función en forma pragmática para hacer crecer el valor de la sociedad, de sus acciones y no insistir en solo revisar los resultados de operación.

4. Asegurar que el plan estratégico esté alineado con el rumbo a largo plazo establecido con el Consejo de Administración. Función de alineación que igualmente no suele cumplir el órgano intermedio correspondiente por falta de conocimiento de los consejeros que lo integran, de la Dirección General y de los denominados funcionarios de alto nivel, por lo que se debe cuestionar la clase de directivos, consejeros independientes y asesores externos con que cuenta la empresa.

5. Evaluar las políticas de inversión y financiamiento de la sociedad propuestas por la Dirección General y dar su opinión al Consejo de administración. Las políticas de inversión se refieren a desarrollar lineamentos y políticas para la preparación, cálculo y aprobación de los proyectos de inversión en cuanto a sus flujos de efectivo descontados a 10 años bajo la tasa de descuento aplicable para determinar la tasa de retorno de la inversión, el Valor presente Neto, el Periodo de Recuperación de la Inversión y la Tasa Interna de Rendimiento correspondientes. Las políticas de financiamiento se refieren a los lineamientos y estudios financieros relacionados con las diferentes fuentes de financiamiento público y privado para contraer deuda para financiar los proyectos de inversión y para capitalizar adecuadamente a la sociedad.

Para este punto, la Mejor Practica 52 recomienda que el órgano intermedio correspondiente apoye al Consejo en el análisis de las políticas que presente la Dirección General para el manejo de la tesorería, para la contratación de productos financieros derivados (coberturas cambiarias), para la inversión en activos y para la contratación de pasivos, asegurando su alineación con el plan estratégico y que correspondan al giro normal de la sociedad.

6. Opinar sobre las premisas del presupuesto anual que presente el director General y darle seguimiento a su aplicación, así como a su sistema de control. Función genérica que deberá desarrollar el órgano intermedio del Consejo, asegurándose que se investiguen, se expliquen y autoricen las variaciones negativas y positivas correspondientes mayores al 10 % de los rubros principales por los niveles correspondientes, incluyendo el Consejo de Administración para no perder el rumbo estratégico de la sociedad. Para ello, la Mejor Práctica 53 del CPMPGC sugiere que el órgano intermedio también auxilie al Consejo en la revisión de las premisas del presupuesto anual que presenta la Dirección General, verificando su alineación con el plan estratégico.

Resulta necesario que tanto el Auditor Externo como el Auditor Interno de las sociedades mejoren sustancialmente sus conocimientos de Gobierno Corporativo para que reporten las desviaciones y riesgos en que incurren las sociedades en materia de la Función de Finanzas y Planeación y de las otras Funciones, para que presten un servicio profesional más integral.

Conclusiones

La función de Finanzas y Planeación que desarrolle el órgano intermedio del Consejo resulta vital para cumplir con los Principios básicos de Gobierno Corporativo, principalmente el relativo a la generación de valor económico y social, así como la consideración de los terceros interesados en el buen desempeño, la estabilidad y la permanencia en el tiempo de la sociedad.

Esta función también coadyuvará para profesionalizar las labores de la Dirección General y de su Director de Finanzas, en caso de ser necesario, para poder enfrentar de mejor manera la competencia nacional y extranjera, con el objetivo final de incrementar la rentabilidad y competitividad de la empresa y el valor de sus acciones, no importando que sea una entidad privada o pública de la BMV, empresa grande o Pyme.

Ramón Serrano Béjar, consultor Independiente en Gobierno Corporativo y Productividad

[email protected]