fuga de talento

Por: Elizabeth López Argueta / El Empresario

Lo importante es tener un buen control emocional y no caer en el enojo, reproches o hablar mal de quien se despide de la empresa.

Distribuir contenido