¿Qué aprendiste de septiembre?

El grupo de rock Green Day lanzó en el año 2004 su disco American Idiot, y uno de sus sencillos se titulaba Wake me up when september ends (Despiértenme cuando termine septiembre). El disco no sólo fue catalogado como uno de los mejores de la banda, sino que los críticos lo evaluaron como el álbum conceptual único que durante el año definió lo que era vivir en América al inicio de los años 2000, algo “extraño y desconcertante”. La canción antes mencionada fue número uno por varias semanas en las listas de popularidad y es, a la fecha, una de las cuatro mejores del grupo. ¿Casualidad? El mes de septiembre, en nuestro país vivimos dos temblores que cambiaron el rumbo de nuestra historia y más de una persona ha dicho también “por fin terminó septiembre”.

¿Quién eras antes de lo que pasó? He escuchado tantas historias maravillosas sobre los mexicanos, que es increíble pensar en lo que éramos antes de esta tragedia. Las cifras, los protagonistas, los millones de héroes que se volcaron a las calles para cooperar. Los testimonios de las personas que viajaban en camiones de volteo y en pleno tráfico se detenían autos para entregar palas, picos, polines, cascos… Los que llevaban en bicicleta la comida del día y la repartían a los que iban cansados, las botellas de agua que entregaban en los negocios… De eso y más estamos hechos los mexicanos y con orgullo lo digo. Han sido eventos que superaron todos los adjetivos que he conocido en mi vida.

Este tipo de experiencias nos han dejado una serie de lecciones personales y en grupo. Hemos orientado nuestras energías en poner de pie al país, trabajando, cuidando lo que tenemos, valorando a nuestra familia y siendo entre todos, mejores personas. Aunque han habido excepciones, en general hemos sido más los buenos. Los hechos hablan por sí solos. La organización y las acciones en conjunto han movido incluso las decisiones del gobierno en cuanto a los presupuestos. Si esto estamos logrando, ¿por qué no vemos esto como el nacimiento de una nueva oportunidad de cambiar nuestra forma de ver la vida?; ¿qué hace falta para que despiertes? Ya pasó septiembre, ya están las actividades restablecidas; es momento de tomar la palabra RESILIENCIA como estandarte y salir con ella a todas partes: al cine, a comer, a viajar, a divertirnos… ¡se vale! Es hora de activar la economía comprando, vendiendo, emprendiendo, creciendo tu negocio; en pocas palabras, hay que ser creativos en lo que realicemos, de esta manera nos superaremos a nosotros mismos.

¿Quién quieres ser ahora?

¿Recuerdas lo que hiciste esos días?, ¿cómo te sentías?; ese sentimiento de ayudar al prójimo se reflejó en la mayoría de los mexicanos. Incluso, podía verse en las zonas donde no se cayeron edificios. La gente que iba en sus autos cedía el paso, mantenía la calma en los embotellamientos y de la nada, éramos una sociedad más ordenada y esa actitud debe seguir presente en cualquier momento.

Tenemos que pensar en el bien común, en la empatía y en el trabajo en equipo, como una sociedad que sabe levantar muros con sogas, que crea plataformas informáticas para evitar la desinformación, que piensa en que hay gente que no tiene que comer y que se siente agradecida por la oportunidad que tenemos de estar vivos. Hay que vernos a los ojos, trabajar unidos, dejar a un lado las etiquetas despectivas, ser más humanos.
Para levantar nuestra economía, las propuestas sobran, comprar en mercados, promocionar el turismo y los productos de las comunidades afectadas, etc. Por mencionar algunos ejemplos, se encuentran los siguientes proyectos (100% organizados por la población, no tienen que ver los partidos políticos, ni organizaciones de ningún tipo):

  • #60DíasconMéxico. Propone organizarnos para donar un artículo de primera necesidad en los albergues: cobijas, ropa, medicinas, etc.
  • #SoymiBarrio. La propuesta invita a visitar y comprar lo hecho en los pueblos y regiones afectadas.
  • #Voluntarios19 en donde se invita a la población a ser voluntarios todos los días 19 de cada mes.
  • Elaboración de productos en honor a los rescatistas y/o los binomios caninos; por ejemplo, tenis con la frase Fuerza México, en donde las ventas se van directo a las comunidades afectadas.

Las posibilidades y nuestra creatividad son inmensas para seguir una propuesta. Sólo tendría una recomendación que hacerles antes de que se decidan a apoyar; deberán fijarse en la causa y salir bien informado antes de colaborar; recordemos que uno hace más fuerte a alguien cuando lo ayuda un poco, pero lo debilita si lo ayuda mucho. Finalmente, la idea de ayudar a la población en desgracia es una de las cualidades que tenemos los seres humanos para diferenciarnos de otras especies de animales. Demostremos nuestra civilidad y empatía con los afectados y busquemos, sobre todo, que nuestro país cambie.

Ya cambiamos, ya terminó septiembre. ¿Qué esperas?

Imagen: