Tus primeros días en una franquicia

Eduardo Gallastegui. Foto: Hugo Salázar./ elempresario.mx

Una de las preguntas que con mayor frecuencia se hacen los franquiciantes es: ¿cómo vendo una franquicia de mi negocio?

De acuerdo con Grupo Gallastegui, consultoría en negocios y franquicias, el despacho consultor que te asistió en el desarrollo del modelo de negocio debe ayudarle en la implantación del sistema, es decir, debe apoyarte durante los primeros meses como franquiciante para, entre otras cosas, asesorarte en la comercialización.

En cuanto a la capacitación del franquiciante, Gallastegui comenta que también debes contar con un manual donde se explique cuánto tiempo se capacita, en dónde, en qué consiste el programa de capacitación, duración y si existe algún cargo extra por viáticos en caso de un franquiciatario foráneo.

Respecto a la función del franquiciante en la apertura de la nueva franquicia, la consultoría de franquicias afirma que lo ideal es estar lo suficientemente lejos para dejar al franquiciatario experimentar su sueño hecho realidad y lo suficientemente cerca para darle la seguridad de un respaldo y asistencia para cualquier imprevisto.

Aunque vale mencionar que cada franquicia tiene complejidades diferentes. Por ello, es importante tener en cuenta que no es lo mismo una isleta de raspados que un restaurante.

El nuevo franquiciatario

Muchos franquiciatarios sienten que no se llevan nada después de la firma de un contrato, y que a cambio de un cheque con bastantes ceros se quedan sólo con un papel. La realidad es que a partir de ese día queda mucho por hacer.

¿Por dónde empiezo? Es la pregunta más frecuente para los nuevos franquiciatarios. La respuesta radica en mantener una comunicación estrecha con tu franquiciante, pues él te ayudará con el inicio de esta experiencia. Nadie mejor que él para decirte paso a paso cómo montar tu nuevo negocio.

Si lo que te preocupa son los problemas que puedan surgir en la operación diaria, no te agobies: es normal que cada día te enfrentes a algo nuevo como: clientes insatisfechos, emergencias, inventario agotado, entre otros imprevistos.

Para estos casos es preferible que el franquiciante te brinde asistencia técnica continua, que comparta sus experiencias similares y que te apoye con posibles soluciones.

Si llevas ya algunos meses operando y no ves resultados, pregunta al franquiciante si el comportamiento de ventas es normal, que te comente algunas posibles soluciones para elevarlas. Y revisa al detalle tus gastos para corroborar que no haya fuga de recursos.

[email protected]

CRÉDITO: 
Redacción