Tintorerías, negocio limpio y que cuida el ambiente

Foto: Cortesía

El ritmo de vida acelerado que se vive en la ciudade y la falta de tiempo para dedicarse a las tareas del hogar han provocado que las personas decidan llevar sus prendas a la lavandería y/o tintorería, e invertir ese tiempo en otras actividades.

De acuerdos a datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en México operan 30,805 tintorerías y lavanderías a nivel nacional y brindan empleo a 66,000 personas, de las cuales 68.9% son mujeres y 31.1% son hombres.

Además, las entidades con mayor cantidad de lavanderías y tintorerías son la Ciudad de México con 18.6%, seguido del Estado de México con 16.7% y Jalisco 7.4 por ciento.

Oscar Escalante, fundador de Green Clean, menciona que las lavanderías tienen un crecimiento aproximado del 10% anual, mientras que las tintorerías alrededor de 8 por ciento.

“El sector está creciendo y uno de los factores es que en los matrimonios ambos trabajan y no tienen tiempo para dedicarse a esta tarea. Una tintorería o lavandería les ahorra esas dos o tres horas a la semana que dedican a esta labor”.

Pero las personas no sólo buscan el ahorro de tiempo, sino también el económico y que las prendas perduren con cada lavada, es aquí donde Green Clean ha innovado al utilizar en su método un compuesto ecológico que ayuda a largar la vida de la ropa y hacer que perdure por más tiempo.

La innovación

El producto está hecho a base de silicón líquido conocido como Green Earth y fue creado por General Electric y Procter & Gamble en Estados Unidos. Después de identificar este producto, Oscar Escalante se comunicó con los creadores para ver la posibilidad de crear una tintorería en México.

Pero no existía registro de patente en el país, por ello se decidió a realizar los trámites necesarios para poder utilizar el producto y actualmente cuenta con la patente para México y Centro y Sudamérica.

Nuestro producto ayuda a que la ropa dure más tiempo, no la decolora, no lastima las fibras, no deja olores, ni provoca alergia, tampoco perjudica la salud de las personas que trabajan dentro de las tintorerías, ni afecta el medio ambiente porque es totalmente biodegradable”, detalla en entrevista Oscar Escalante.

El empresario dice que en las tintorerías tradicionales usan químicos que limpian la ropa, pero con el tiempo se deteriora la prenda, cosa que no sucede con Green Earth debido a que cuida las fibras y es posible lavar vestidos con pedrería, inclusive pieles.

El compuesto ha ayudado al crecimiento de la empresa, la cual durante los 7 años de existencia ha puesto en marcha 50 unidades, 12 de ellas propias, y tiene presencia en cinco países: México, Perú, Colombia, Honduras y en Nicaragua.

“Nos da orgullo que inversionistas extranjeros confíen en el concepto e inviertan y lleven este modelo de negocio a su país”.

En México las sucursales se encuentran en 12 estados, la mayoría está ubicada en Monterrey, le sigue la Ciudad de México, Tijuana Guadalajara, Chihuahua, Ciudad Juárez, Oaxaca, Mérida.

Green Clean genera alrededor de 250 empleos directos, más las 25 que laboran en el corporativo. Este año esperan abrir de 6 o 7 unidades.

Además, por su modelo de negocios y exponencial crecimiento, la Asociación Mexicana de Franquicias (AMF) reconoció el año pasado a Green Clean como la Franquicia del Año. “Es un orgullo para nosotros porque reconoce el esfuerzo que se ha hecho durante siete años”.

El socio ideal

El éxito de las franquicias de Geen Cleean depende de sus inversionistas. El tener un socio comprometido, enfocado, que revise los procesos y le dedique una o dos horas al día ayuda a que la franquicia crezca.

“El inversionista no tiene que estar sometido totalmente en la operación del negocio, pero si involucrado en la supervisión y asegurar que los procedimientos y tiempos de entregas se realicen”.

Una franquicia, con todos los servicios instalados cuesta 155,000 dólares, los socios obtienen el retorno de inversión en un promedio de tres años, aunque existen algunas unidades que lo han conseguido en dos años.

Para Oscar Escalante el inversionista es importante, por ello el posible socio pasa por una entrevista y después un comité aprueba su ingreso. “Tratamos que cada inversionista sea una persona que le agregué valor a la franquicia. Actualmente tenemos varios prospectos con los que trabajamos y evaluamos su proceso de operación, para determinar si se les otorga la franquicia”.

Después de que el franquiciatario invierte lo primero que hay que hacer es encontrar un buen local, que esté entre los 60 a 100 metros cuadrados, lo ideal es que estén alrededor de los 80 metros cuadrados y se encuentre en zonas con un nivel socioeconómico AB, esto porque es el área donde cuentan con más clientes potenciales.

Al respecto del precio del aumento del dólar en los últimos, Oscar Escalante segura que “el movimiento del tipo de cambio sí nos afectó y la incertidumbre –que se vivió el año pasado con el actual presidente de Estados Unidos Donald Trump- también. Algo importante es que aunque los precios estén fijos en dólares, se ha ido ajustado porque parte de la maquinaria está en euros, eso ha permitido reducir el precio, alrededor de 10 mil dólares en los últimos años”.

Finalmente Oscar Escalante dice que “El montar una empresa, posicionar una marca y transmitir el valor diferenciado es un reto importante, nosotros buscamos entrar a un modelo de negocios diferente, el de las franquicias y es difícil porque el sector de las tintorerías es maduro”

elizabeth.meza@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza y Angélica Pineda / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.