Sector franquicias entra a su madurez

Foto EE: Natalia Gaia

Aunque ha dejado de registrar crecimientos cercanos al 20%, ese "privilegiado" sector se expandió este año cinco veces más que el PIB nacional.

El sector de franquicias creció 10% este año, con lo que mantiene el ritmo de crecimiento de dos dígitos que registra desde el 2010, luego que en 2009 se expandió sólo ocho por ciento. Y aunque está lejos de alcanzar los niveles de 19% de una década atrás, el dinamismo que presume este “privilegiado” sector, hace que crezca cinco veces más que la economía nacional.

La Secretaría de Hacienda y el Banco de México estiman que el Producto Interno Bruto (PIB) crecerá en 2014 entre 2.1% a 2.6%, debido a una menor producción petrolera, a la crispación social en varios estados del país, y a una menor expansión del PIB mundial.

“Logramos un crecimiento de 10% a pesar de una economía como la que tenemos. Nosotros no somos ajenos a los embates del consumo interno y, por supuesto, que este no fue un año exitoso para el mercado interno”, expuso José Luis Navarro, presidente de la Asociación Mexicana de Franquicias (AMF).

De acuerdo con Enrique Alcázar, director general de Alcázar y Compañía, la expansión de 10% se debió a que el número de puntos de ventas creció entre 8 y 9%, mientras que hubo 7% más marcas de franquicias este año, en tanto que la facturación –estimada por la AMF en 15,000 millones de pesos- fue 20% mayor a la del 2013.

Ilan Epelbaum, director comercial de la consultora Feher & Feher, dijo en conferencia de prensa que influyeron los cambios dentro de la AMF, a un mayor número de franquicias que se afiliaron a la Asociación; la realización de eventos para promover a la industria, y a que más estados establecieron acuerdos para facilitar la adquisición y desarrollo de este tipo de comercios.

En México operan 1,450 marcas, de las cuales 85% son de origen nacional y 60% de éstas requieren una inversión menor a los 500,000 pesos. Existen 77,000 puntos de ventas en todo el país, 85% de los cuales continúan abiertos luego de cinco años de operación. El sector emplea a 750,000 personas, de acuerdo con datos de la AMF.

MERCADO MADURO

A pesar del optimismo, la industria ha ido reduciendo sus expectativas de expansión. Al inicio de este año pretendía crecer 11%, un punto porcentual más que el resultado al cierre del año; en 2013, el estimado fue de 12% y crecieron 10% y en 2012, cuando aún operaba el Plan Nacional de Franquicias el sector se expandió 12%, cuando el cálculo inicial fue un punto porcentual más alto.

Al respecto, Ferenz Feher, director general de Feher & Feher, rechazó que haya desaceleración en esa industria, y que crecer 8% por encima del PIB muestra que las franquicias “es un sector privilegiado”.

“Es un mercado maduro en México, pero aún hay muchas áreas para explotar. Ha habido un acomodo del sector con el nuevo gobierno… Estamos viviendo la cruda del Programa Nacional de Franquicias, que fue sumamente exitoso, los empleos que se están generando ahorita son resultado de ese programa. Sí se ha resentido que no haya un programa específico para franquicias, pero eso no quiere decir que no existan fondos para el sector”, consideró.

Feher & Feher reportó un crecimiento de 24% en el desarrollo de franquicias que realizó esa consultoría.

Enrique Alcázar, director general de Alcázar y Compañía, abundó: “Entre más grande es el sector, más difícil es alcanzar esos dígitos de crecimiento.
Cuando pasas de 1 a 2, el crecimiento es de 100%, cuando pasas 100% a 120% en realidad creces 20 por ciento. Esto tiene que ver con la historia de las franquicias en México: antes de 1991 no había más de 20 marcas en el país. Cuando se publica la Ley de Propiedad Industrial, los crecimientos fueron de 100% anuales. En 1996, luego de la brutal crisis económica, vino una expansión regular y sostenida de 17 por ciento”.

Ilan Epelbaum asegura por otra parte que a pesar de la crispación social en algunos estados, no hay marcas que hayan cerrado operaciones “lo que no quiere decir que no haya puntos de venta que cerrarán o migraran a otros estados”.

“Ha habido una migración de empresarios en ciertas regiones por la inseguridad, y ese es uno de los factores que ayuda indirectamente al sector porque quienes migran requieren desarrollar una actividad y esa es la de franquicias, que ya conocen, entonces migran con todo y negocio. Eso hace contrapeso al tema de la inseguridad, aunque no son ajenos a la extorsión y otros delitos”, reconoció Ferenz Feher.

A esto se suman una tendencia en los cambios de hábitos en el consumo. Enrique Alcázar observó que si los bares estaban a pie de calles ahora están abriendo en centros comerciales y “eso hace que las dinámicas cambien y los tipos de inversión también, pero el empresario es muy adaptable a las circunstancias”.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario