Se requiere una nueva ley para franquicias: especialistas

Foto: Shutterstock

Especialistas en sector franquicias proponen sacar las normas de la Ley de Propiedad Industrial y establecerlas en el código de comercio.

Las franquicias han demostrado ser una opción para profesionalizar a la población, por ello en 1990 se formuló un marco legislativo que las regulara; sin embargo, el sector ha evolucionado y lo que en su momento dio resultados ya no lo hace en la actualidad.

Especialistas del sector franquiciatario coinciden que se requiere reformular la legislación, incluso algunos proponen que se necesita hacer una nueva y sacar las normas del artículo 142 de la Ley de la Propiedad Industrial y establecerlas en el código de comercio.

En una mesa de debate durante el Congreso Latinoamericano de Negocios & Franquicias, realizado por Centro Tenoch en colaboración con el Instituto Latinoamericano de Franquicias, los especialistas coincidieron en que se necesita dar certeza de su inversión tanto a franquiciantes como a franquiciatario, siendo estos últimos los más expuestos porque muchas veces ni siquiera leen el contrato.

En este sentido, Mauricio Jalife­, abogado especializado en propiedad intelectual, dice que “es indispensable una cápsula de escape para las franquicias, porque nadie puede seguir trabajando por siete años en una causa perdida”.

Es decir, los contratos muchas veces comprometen a los franquiciatarios a continuar con el negocio por varios años, pero si éste no tuvo el resultado esperado se debe tener una solución y lo ideal es que la ley lo establezca.

En cuanto a los conflictos entre franquiciante y franquiciatario, Mauricio propone que sea un tercero el que lleve a la solución y que se establezca en la ley una medición certificada como obligación, a fin de que “la relación comercial siga a futuro”.

Por su parte, Eduardo Poblete, abogado de Consulting Group, detalla tres puntos que deben definirse en la ley: el primero es regular los litigios, los problemas y estados financieros, el segundo es establecer un registro formal ante autoridades a fin de tener un conteo del número de franquicias que existen en México y el tercero es mantener una correlación entre el sector franquiciatario y el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual.

Sin embargo, Pablo Hooper, presidente de la fundación González Calvillo, difiere de estos puntos y precisa que es necesario sacar las normas de la Ley de la Propiedad Industrial y establecer normas que beneficien a ambas partes: franquiciatario y franquiciante, porque actualmente está dirigida a cuidar los interés de los primeros.

“Soy un crítico de la ley actual y creo que se debe modificar, que hay otros mecanismos para darle certeza jurídica al franquiciatario, y no a través de una ley”, afirmó.

La norma actual señala la obligación de inscribir el contrato de franquicia ante el IMPI, lo cual muy pocos negocios hacen porque el realizarlo no garantiza una revisión del contenido o una certeza jurídica

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario