La microfranquicia diseñada para contadores e informáticos

Javier Zepeda, director de BIOS Instala. Foto: Cortesía

Uno de los retos a los que se enfrentan las micro, pequeñas y medianas empresas (MiPymes) es el manejo del tema fiscal, la contabilidad y operación de software, principalmente, y esto se debe a que no cuentan con el asesoramiento adecuado o no saben a dónde acudir.

Ante esto, la empresa BIOS Instala, enfocada en ayudar a las empresas a cumplir sus obligaciones fiscales y que sean más productivas a través de consultorías y asesorías, diseñó un modelo de franquicias pensado para contadores, informáticos y personas con carreras afines, para que puedan capacitar a las pequeñas compañías a través de la aplicación móvil Geet App, la primera relacionada al software del área de servicios.

Javier Zepeda, director de la compañía, explica que la franquicia cuyo costo es de 70,000 pesos con un retorno de inversión menor a los seis meses, busca incrementar la colaboración de personas que ayuden a las empresas y que además busquen un ingreso extra.

“Se trata de incentivar a personas con perfiles de contador, informáticos o carreras afines que actualmente estén trabajando o busquen mejores condiciones. Les damos una alternativa de ingresos con el respaldo de BIOS que tiene 12 años en el mercado y cuenta con el aval de la Asociación Mexicana de Franquicias”, declaró en entrevista a El Economista.

Detalló que en promedio, los contadores tienen un sueldo de 15,000 pesos, por lo que esta opción les permitirá aumentar sus ganancias, ya que en el primer año se pueden ganar hasta 40,000 pesos mensuales.

Otra de las principales ventajas es que los franquiciatarios no buscan a los clientes porque son “la franquicia que les llevaremos a los clientes”.

Geet App

La aplicación que fue lanzada durante la Semana Nacional del Emprendedor, tiene dos objetivos: fomentar el autoempleo y facilitar a las empresas el proceso de recibir la asesoría o capacitación.

Cuando el empresario ingresa a la aplicación, podrá solicitar el servicio deseado y elegirá a su asesor, que podría ser uno de los franquiciatarios en cualquier parte del país.

En cuestión de costos, Zepeda dijo pueden ir desde 300 pesos por 30 minutos de asesoría, aunque todo dependerá del servicio que se requiera.

Por ahora, la microfranquicia es individual, pero los creadores están preparando un proyecto que incluirá personal de ventas y servicios que permitan mayor crecimiento.

Los interesados no necesitan muchos requisitos, pero es preferible que cuenten con un espacio virtual adecuado para trabajar y tengan cierta experiencia o hayan laborado en procesos administrativos de las empresas, porque facilitará su capacitación, aunque si no la tienen, igualmente se les capacitará y dará un servicio de acompañamiento.

El proyecto comenzó a elaborarse en este año, pero para el cierre Zepeda espera llegar a más de seis millones de empresas, tener 250 franquiciatarios en diversas partes de la República Mexicana y 2,000 para 2020.

“Queremos entregar a los futuros franquiciatarios, la confianza, tranquilidad y garantizar su desarrollo. A las empresas les damos la confianza de que los asesores cumplen con las normas de calidad y servicio”, finalizó Zepeda.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario