Kidzania, el nombre del juego es la internacionalización

Foto EE: Gabriela Esquivel

El nutrido auditorio de jóvenes emprendedores e invitados especiales al 6° Aniversario de Angel Venture Mexico (AVM) que minutos antes parloteaba alegremente, guardó silencio cuando Xavier López Ancona subió al estrado. La tecnología jugaba una mala broma al presidente de Kidzania quien, imperioso, daba instrucciones al operador de la pantalla para presentar un video. Al no tener éxito desistió y dio paso a la razón de su presencia: explicar cómo Kidzania se volvió en poco tiempo una marca global.

En México, pocas empresas superan los primeros cinco años de vida, cuando lo logran tardan hasta dos décadas en expandirse fuera de su ciudad o estado y, eventualmente, convertirse en una marca nacional. Por ello llama la atención el caso de Kidzania, que en 15 años de existencia, se posicionó en México y llegó a 19 países.

López Ancona indica en entrevista que esto fue posible por la combinación de un buen producto para niños y padres y la relación ganar-ganar que tienen con sus socios, centros comerciales donde se encuentran los parques; marcas que participan y con el equipo de trabajo de 9,000 empleados, a nivel mundial.

“Mi oportunidad es ir a donde está el mercado”, es decir, estar en ciudades de poblaciones grandes. En México, donde tienen tres parques, sólo Distrito Federal, Monterrey y Guadalajara, cumplen está condición. Había una necesidad de salir del país. López Ancona y sus socios consideraron que el mercado que buscaban estaba en Asia.

No fue sólo instinto: Asia, indica el empresario, tiene 60% de la población mundial; tiene grandes ciudades con más de 20 millones de habitantes, y valora mucho el tema educativo. Llegaron en 2004 a Japón con un contrato de 25 páginas, y fueron la segunda firma mexicana con presencia en ese país.

Este año, Kidzania planea llegar a 23 ciudades: abrieron las franquicias de Jeddah, en Arabia Saudita, Sao Paulo, Brasil; en junio inaugurarán en Londres, su segunda ciudad en Europa; y seguirán con Singapur y Manila y Moscú, en los siguientes meses. También hacen esfuerzos por abrir en Estados Unidos, donde cada establecimiento demandará una inversión de 40 millones de dólares.

“Si nos hubiéramos quedado en México sin crecer, seríamos todavía una pyme. Las oportunidades para firmas como la nuestra están fuera de México”, subraya Xavier López.

La firma tiene 2,000 empleados en México, y a nivel mundial suman 19 parques con 1,500 establecimientos de juegos, 200 de ellos en México; relaciones con 750 marcas, de las cuales 150 son mexicanas; ocho millones de visitantes al año, en nuestro país fueron un millón 200,000; la firma generó ventas por 400 millones de dólares en 2014, de los cuales 50 millones procedieron de suelo azteca.


Encontrar el socio adecuado para la expansión es de suma importancia. “Una franquicia es un matrimonio de muchos años, y yo sí creo en el matrimonio y que tiene que durar muchos años”. Esto permite reducir la curva de aprendizaje y llevar a cabo la “tropicalización” del concepto a leyes, normas, y la cultura en general y contribuir con cambios sociales, como sucedió en Jeddah.

“En Arabia Saudita, las mujeres tienen prohibido manejar. Peleamos y las autoridades permitieron que las niñas hasta de 14 años puedan hacerlo en Kidzania”. El gobierno de ese país fomentó que trabajaran las mujeres –las cuales no pueden estar en el mismo espacio que los hombres-, la empresa contrató únicamente a mujeres y emplea a 380 “que se pelean por manejar la ambulancia o el camión de bomberos que ahí tenemos”.

LOS RETOS DE KIDZANIA

Xavier López indicó que la empresa enfrenta tres grandes retos. El primero es la adaptar el concepto a la cultura y leyes de los países en los que operan y eso se logra teniendo a los socios adecuados. “Eso te quita muchos problemas, porque entrar solo es casi imposible”.

El segundo es evitar perder el control al expandirse a través de franquicias y para ello tiene contratos muy estrictos. “En Japón nuestro primer contrato fue de 25 páginas, para el de Johannesburgo, en Sudáfrica, que firmé hace un mes, es de 270 páginas”.

Finalmente, ser mejor que la competencia. Tan sólo en China, indican tienen 51 diferentes “copias” o empresas que han imitado el concepto de Kidzania. “Nuestra mayor inversión es el registro de propiedad intelectual de la marca y el concepto, tenemos la ventaja de ser el primero y de ser globales”.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario