Kids&Us abrirá cinco centros más

Foto: Cortesía

Kids&Us, la franquicia española de inglés para niños abrirá cinco centros en México durante 2018 y 60 a nivel mundial, de los cuales 18 serán fuera de territorio español.

La finalidad en México es expandirse a Puebla, Querétaro, León, Guadalajara y Monterrey, ello porque actualmente sólo se encuentran en la Ciudad de México. Además, en cinco años se busca tener una red de 50 sedes.

La empresa actualmente cuenta con 321 centros en España y 55 internacionales, de ellos 10 están en México.

En este sentido, Edna Hernández­, directora general de Kids&Us México, dijo que de las 10 franquicias que existen en el país, siete pertenecen a mamás kids, quienes después de conocer el modelo y ver cómo sus hijos avanzan en el aprendizaje del idioma, decidieron emprender con una sucursal.

Kids&Us también crecerá en Italia, donde se pretende pasar de 17 a más de 20, en Francia de 12 a 15, mientras en República Checa se afianzará el mercado.

Retos del mercado

Este año la franquicia también llegará a Japón, donde se abrirá la primera sede en el mes de abril.

El nuevo centro es una franquicia dirigida por un matrimonio que, después de conocer el modelo y que su hijo asistiera a clases en Barcelona, decidieron llevar el concepto a Tokio.

Quim Serracanta, director general y fundador de Kids&Us, menciona que abrir una franquicia en cualquier país es un gran reto, pero en Japón es más grande por el alfabeto que se maneja y la cultura, pero principalmente por el desarrollo de las clases, en las cuales normalmente existe una gran interacción entre maestros y alumnos, pero en Tokio la gente “no se toca”, por lo cual las clases interactivas tendrán que adecuarse.

Dice en entrevista para El Economista que un ejemplo de los retos que han tenido es México, porque al llegar al país se pensó que la adaptación sería más rápida, por la similitud del idioma y cultura, pero al final no resultó así y se tuvieron que hacer adaptaciones.

“Tuvimos que parar nuestro desarrollo durante un año para solidificar la estructura y trabajar con más calma. Pensamos que sería más rápido pero fue más lento. Al final se trata de entender un poco más el país. Seguramente fuimos bastante ilusos al pensar que como tuvimos mucho éxito en España, sería más fácil. Aprendes que cada país tiene su situación y tiempo”.

Un socio que brinda estabilidad

A finales del 2017, el fondo de capital de riesgo español Corpfin invirtió en Kids&Us, y aunque se desconoce el monto el financiamiento, la inversión busca mejorar y asegurar el futuro de la compañía.

“Esta es una empresa familiar y hasta la fecha los socios éramos los fundadores, Natalia Perarnau y yo, un matrimonio de más de 20 años que hemos conseguido crecer de la mano de 4,000 personas que trabajan en este mundo Kids&Us.

Con el tiempo entendimos que había llegado el momento en que era necesario incorporar a un nuevo socio que nos diera seguridad y estabilidad de cara al futuro”, relata Serracanta.

Añade que incorporar a un socio que tuviera experiencia en el desarrollo de varios negocios era un elemento necesario para garantizar el futuro del mismo, porque vendrán momentos en que será necesario tomar decisiones de inversiones y desarrollo internacional.

“Kids&Us inició siendo un bebé y ahora es un adolescente que no tiene las mismas características y gestionarlo no da los mismos resultados. Entendimos que profesionalizar las acciones era una fase más el desarrollo del proyecto”.

Pareja emprendedora

Quim y Natalia llevan 20 años de casados y 15 como socios, el sacar el negocio adelante, como pareja, ha sido complicado.

“Uno tiene que ser directivo de la compañía, accionista, marido, padre y compañero, esto es difícil porque en el negocio hay que tomar decisiones y cuando hay dos personas no siempre se está de acuerdo, cuando esto pasa se llega a casa y no pasa nada, pero cuando se es socio se llegas a casa y está la misma persona. Hemos tenido la suerte de saber llevar la situación”, comenta.

La pareja apostó por el inglés porque creen que el idioma es una herramienta que todo el mundo debe tener y que no debe ser un impedimento para moverse alrededor del mundo o crecer profesionalmente.

“Nuestro objetivo es que un niño aprenda inglés, si no lo hace no tenemos derecho a ganarnos la vida”, finaliza Quim.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario