Inflación e innovación, los retos de las franquicias

Se espera un crecimiento del 12% del sector franquicias este año. Foto: Shutterstock

Aunque la pandemia representó un momento crítico para los negocios, las franquicias fueron resilientes, pues ninguna marca salió del mercado e incluso crecieron y se posicionan como los negocios preferidos para emprender.

“No se reporta ninguna marca que haya desaparecido por completo, aunque sí cerraron algunas unidades temporalmente. Si bien a todos nos pegó la pandemia, no dejamos de crecer, pues el año antepasado y el pasado, crecimos a dígitos del 5% a 6%”, explicó en entrevista con El Economista, Jorge Valencia, presidente del Instituto Latinoamericano de la Franquicia.

Dijo que de los negocios que cerraron unidades, una gran parte ya volvieron; con oportunidades de seguir creciendo y con nuevos franquiciatarios.

Mario Briceño, presidente de la Asociación Mexicana de Franquicias, manifestó que este interés permitirá tener un crecimiento de 12% este año, lo cual es un respiro para la economía mexicana, ya que el sector representa el 4.2% del PIB nacional, genera 900,000 empleos directos y tiene más de 90,000 puntos de venta. Además, 85% de las marcas que lo conforman son de origen nacional.

¿Y la inflación?

Ahora, la inflación es el nuevo reto, que se refleja en los costos de una franquicia.

Valencia declaró que por una parte, los costos no se ven afectados si se habla de la cuota de franquicias, el pago por el uso de la marca, ya que está indexado al dólar, lo que no ha variado mucho. En cambio, donde sí se ven impactos es en la inversión para arrancar el negocio.

“Donde sí pega es en el monto que se ocupa para dar servicios en la apertura, para la capacitación, viajes, todos los servicios, etc. Por ejemplo, en una cafetería donde tienes una cafetera italiana que vale 8,000 dólares, ahí sí pega. Los montos de inversión sí se han visto afectados en un 20%, pero ese no es dinero que se queda la franquicia, sino lo que se invierte en el local”.

El sector más afectado por la inflación es el de alimentos y bebidas, que representa 35% de las franquicias del país, y que ha sufrido por el costo de los insumos. Negocios como los de salud, spas, escuelas para niños, entre otros, no han tenido afectaciones por tener insumos de costo bajo en relación al precios de sus servicios.

Sobre los costos de adquisición, indicó hay desde 50,000 pesos hasta 1.5 millones de dólares.

Las innovaciones

Valencia resaltó que el sector se ha transformado por las necesidades de los clientes y condiciones del entorno, incluso se comparten locales, aunque los sectores sean diferentes, con el fin de reducir costos de renta, atraer más clientes y ofrecer mayor valor.

Los sectores con mayor auge en la actualidad son los de belleza, servicios para niños, negocios de limpieza y de la salud, entre otros. El de alimentos y bebidas ya se piensa más al ser un negocio de difícil trato y por ser de los más afectados durante la pandemia, con un 40%, cuando el sector de franquicias se afectó en un 28%, aproximadamente.

“El Covid ya no es un factor, el reto es adaptar el modelo operativo, adaptarse a los nuevos modelos de negocios y entender que es diferente la forma de comprar. Comenzar un negocio nuevo, desde cero, es algo suicida, intentar es difícil y básicamente ya está todo inventado. Con una franquicia, se tiene respaldo, capacitación, y regalías”.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario