Gilda Herrero, la mujer al frente de Impuestum

Foto EE: Archivo

A decir de Gilda Herrero, directora general de la empresa Impuestum Contadores, su caso es como el de muchas mujeres en México; se volvió emprendedora por necesidad.

Colaborar en un corporativo se volvió muy absorbente y cuando nació su primera hija, todavía podía trabajar pero con el segundo ya no, lo que la llevó a renunciar y hacer cosas por su cuenta, recuerda Herrero.

Primero empezó con proyectos pequeños, como un bazar navideño pero notar que alguien estaba dispuesto a pagar por lo que elaboraba fue muy motivante, lo que contrastaba con su empleo previo.

"Cuando trabajas en un corporativo, no vives esa parte. Que pongas la mano y alguien te pague por tus servicios es una alegría y una responsabilidad", de acuerdo con la directiva.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, a celebrarse este 8 de marzo, apunta que hay muchas mujeres como ella que tienen hijos pero llega un momento en el que ya no pueden con el trabajo absorbente de una empresa, por lo que buscan otro camino.

El Reporte Global de Emprendedores 2016, elaborado por Amway en 45 países, revela que entre las razones por las que las personas quieren iniciar un negocio están: no depender de un empleador, la realización personal y la posibilidad de concretar sus propias ideas, así como una alternativa al desempleo.

Sin embargo, el estudio indica que en México existen distintas razones para emprender, puesto que la mayoría lo haría para tener compatibilidad entre el tiempo con la familia, ocio y su carrera profesional, seguido de tener un segundo ingreso.

Herrero destaca que en su caso, el inicio del negocio, ahora convertido en franquicia, fue muy turbulento, pues al no existir un concepto igual en México, no había un referente y todo se desarrollaba sobre la marcha, lo que generó una curva de aprendizaje en los primeros años.

Lleva 12 años como directora en Impuestum Contadores, un concepto único en México, donde ella funge como directora y su esposo es el presidente de la compañía, integrada por 15 personas, pero iniciaron sólo cuatro.

El concepto surgió porque se detectó la necesidad de contar con procesos estandarizados que atendiera a las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) y microempresarios: "primero empezamos con un despacho y ahora son 42".

Estas 42 franquicias, precisa, se ubican en estados como Baja California, Tijuana, Mexicali, Sonora, Oaxaca, Chihuahua, Guadalajara, Culiacán, Sinaloa; San Luis Potosí, Cuernavaca, Quéretaro y a finales de 2017 abrirán en Los Mochis, Sinaloa.

La firma franquiciante de Despachos de Contadores, la cual fue su idea, revende al inversionista el uso de la marca Impuestum y todos los manuales para saber cómo montar su despacho y cómo operarlo, posteriormente les dan asistencia técnica en la ejecución del trabajo, a fin actuaide que los contadores y los despachos estén actualizados.

Gilda Herrero, quien estudió la carrera de Administración Pública y Ciencias Políticas, así como una Maestría, reconoce que actualmente las mujeres emprendedoras tienen cada vez más oportunidades para realizar su sueño, debido a que hay muchas instituciones y organizaciones que ofrecen el apoyo.

Para la directiva, como mujer, lo más difícil es "sostener tus tres pelotas en el aire y ninguna se te puede caer: "no se te puede caer la de la empresa; la de la familia; ni la de la salud y el estado de ánimo, porque de ti depende mucho".

Y es que están en juego muchas cosas, añade, lo difícil es lograr balancear, pues aún se tiene la expectativa que en el ámbito familiar la mujer es la que organiza y es el centro.

"Las mujeres buscamos hacer las cosas perfectas o muy bien hechas y los hombres sobre la marcha van corrigiendo. Entonces, la clave es tratar de no ser perfecta. Cuando no eres perfecta y empiezas a trabajar aceptando imperfecciones, el cuero se te hace más duro y resistes más los golpes, por ello, lo que tenemos que hacer es volvernos más resistentes", recomienda.

Reconoce que como mujer si algo sale mal, "hay que preguntarse qué es lo que se aprendió, qué es lo que no se tiene que hacer y continuar con el siguente reto. Tenemos que aprender a vencer retos, así se te va haciendo el cuero duro. Te vas haciendo resistente".

El emprendedurismo, expone la directora general de la empresa Impuestum Contadores, "no es no es una carrera de velocidad sino de resistencia".

Lo anterior porque todos los empresarios, "cuando inician, se enfrentan a retos; quien llega es el que aguanta más, pues a veces hay propuestas muy buenas, pero se quedan en el camino por falta de resistencia".

"Si las mujeres buscamos, sí encontramos el apoyo, pero si no sabemos cómo hacerle, podemos acercarnos a microfinancieras, microencubadoras o universidades, además el gobierno ya cuenta con programas; la brecha entre los hombres y las mujeres se está cerrando cada vez más", concluye Herrero.

CRÉDITO: 
Notimex

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.