La franquicia que está rellena de ganancias

Se puede tener isla, local o foodtruck. Foto: Cortesía

En 1985 nació Gorditos Churros Rellenos, negocio familiar enfocado en la venta de churros rellenos en Ciudad Juárez, Chihuahua. Hoy el concepto se conoce como Delichurros y se posiciona como una de las franquicias de churros más destacadas a nivel mundial.

Los churros han sido un alimento típico de México que cautiva a todos los paladares, por lo que Delichurros ha llegado a tantos lugares como sea posible y una de las formas de lograrlo, que además favorezca la creación de empleos y mejore la economía de los mexicanos y personas en todo el mundo, es a través de su modelo de franquicias.

Desde el comienzo del negocio, se obtuvo una respuesta positiva y con el paso de los años se transformó en un modelo de franquicias que, además de dejar buen sabor de boca, era rentable y replicable.

En entrevista con El Economista, Juan Ramón Alvarado, director administrativo de Delichurros, explica que actualmente cuentan con 180 licencias a nivel nacional y más de 80 internacionales en países como Corea, Japón, China, Costa Rica, Alemania, Argentina, Estados Unidos, Colombia y Perú, donde abrirán sucursales en dos meses.

“Nuestra característica principal es que la harina no absorbe la grasa, hace al producto ligero y agradable de sabor y por eso es muy demandado”, expresó durante la 42 edición de la Feria Internacional de Franquicias.

Detalló que su modelo tiene tres formatos: isla, local y foodtrucks. Por una isla o local la inversión es aproximada a 550,000 pesos y por un foodtruck hasta 750,000 pesos. El costo ya incluye mobiliario, materia prima y cuota inicial.

El contrato es de siete años y cada mes se da una regalía de 3 y 2% por publicidad. El retorno de inversión va de 12 a 18 meses.

Una de las ventajas que Alvarado destacó es que el franquiciatario puede elegir si sólo vender churros o alguno de los 16 productos que Delichurros tiene en su catálogo como crepas, waffles, ensaladas, hot dogs, café, chocolate, chamoyadas, malteadas, galletas, entre otros.

Enfocándose sólo en churros, las ganancias mensuales son de 90,000 a 12,000 pesos. Con otros productos la cifra puede llegar a 180,000 pesos aproximadamente.

“Nosotros nos adaptamos conforme al estudio de mercado, que le ayudamos a hacer, y la inversión que disponga”, mencionó.

Por unidad, se deberá tener una plantilla de tres a cuatro personas, pero dependerá del tamaño.

El perfil

Delichurros busca personas de perfil inversionista, con tiempo necesario para supervisar el negocio y, sobre todo, pasión por el giro y especialmente por los churros.

“Lo que más buscamos es gente a la que le guste el giro, que se enamore de la marca porque cuando haces algo que te apasiona el resultado es mejor. Hay que pensar más en la pasión que en la rentabilidad del negocio para tener éxito”, aseveró.

En el 2018, la marca creció 28 unidades y, para este año, la meta es por lo menos tener 30 nuevas.

“El modelo de franquicia te da una garantía de que el negocio está probado. Con nosotros, tienes el respaldo de más de 30 años y de que operas una marca totalmente mexicana. Ya nos equivocamos, así que sabemos cómo ayudar a los franquiciatarios a tener un buen negocio”, finalizó.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario