¿Qué pasa con las finanzas personales ante la crisis económica por el Covid-19?

La crisis financiera global ha tenido y seguirá teniendo repercusiones en el crecimiento de la economía en México y, de hecho, aún se desconoce las dimensiones y las posibles consecuencias que se tendrán. Las finanzas del país han estado inmersas históricamente en crisis recurrentes que invariablemente han afectado las finanzas personales, por diferentes factores, por ejemplo, las elevadas tasas de interés, el crecimiento generalizado de los precios (alza en la inflación), devaluaciones del peso, el desempleo y todo lo que conlleva esta situación, en la economía del país y de la población en general.

Las finanzas pueden ser endebles ante los efectos de una crisis económica nacional y global es decir efectos macroeconómicos, así como las que ocurren en la economía de la gente, efectos microeconómicos. Si bien hay algunos factores que podrían agudizar la crisis que se está dando por la pandemia mundial, que inicio a finales del mes de Diciembre de 2109; por ejemplo, pérdida de empleos, gastos imprevistos, disminución del ingreso familiar, incremento de los precios de los bienes y servicios de primera necesidad, entre otros factores.

Las finanzas personales se pueden definir como el manejo de los ingresos y gastos de una persona o familia, para solventar su vida diaria, así como la acumulación que de ellos puedan hacer. En ese sentido, es importante saber cómo actuar ante estos eventos, para mitigar los efectos adversos que puede ocasionar, se debe buscar unas finanzas personales sanas y estables, en la medida de lo posible, realizando las siguientes acciones:

Inversiones

En cuanto a las inversiones, no se deben de hacer movimientos sin hacer un análisis detallado, cuando los mercados financieros a nivel mundial, se encuentran ante mucha incertidumbre y con gran volatilidad, no se deben tomar decisiones financieras sin hacer un análisis minucioso.

Lo más adecuado es conservar la liquidez hasta que pase la turbulencia financiera, en instrumentos de corto plazo como los CETES, o algún instrumento bancario con esas características. Si se tienen inversiones en acciones, pueden quedarse con esa inversión y esperar a que los precios se recuperen, la otra opción es salirse del mercado accionario, si las acciones se compraron cuando los precios ya habían subido, lo mejor es esperar, para no reconocer la pérdida; si, por el contrario, se adquirieron las acciones antes de la bajada abrupta lo más probable es que se tenga utilidad y por tanto se puede salir del mercado.

Créditos

De los créditos, se tiene que seguir pagando, si se tienen contratados, los que se pactaron a tasa fija, y seguir realizando los pagos en tiempo y forma para que no generen intereses adicionales, algunos bancos están ofreciendo diferir esos pagos, se debe validar si se es sujeto de ese beneficio y, de ser así tomarlo; en cuanto a los créditos de tasa variable, en especial los de la tasa de interés más elevada se debe seguir pagando, pero si se pudiera refinanciar a tasa fija, o por lo menos en la medida de lo posible tratar de anticipar pagos y hacer una negociación para que los pagos se puedan diferir.

Impuestos

Para el pago de impuestos, el Sistema de Administración Tributaria (SAT) pospuso la fecha de entrega de las declaraciones anuales, por eso es importante procurar cumplir en tiempo cuando llegue el momento de presentarlas, en caso de tener saldo a favor, presentarla a la brevedad posible.

Utilizar el fondo de emergencia, en épocas como está, se deben utilizar los recursos que en su momento se ahorraron pensando en alguna contingencia, lo que permite contar con recursos suficientes, mientras dura la cuarentena, para cuando se regrese a las actividades diarias en caso de que se requieran.

No incrementar las deudas, solo se deben utilizar las tarjetas de crédito, cuando sea estrictamente necesario. Y la parte de los préstamos solo por una necesidad de un bien de largo plazo, que en épocas de crisis es preferible diferir la compra en la medida de lo posible.

Gastos

Administrar los gastos, en momentos de crisis, se debe comprar solo lo necesario, y se deben cuidar los gastos de los servicios; es decir darle prioridad a la satisfacción de las necesidades básicas; en estos casos será de gran utilidad el presupuesto, y un control minucioso de los gastos.

Ante momentos de incertidumbre no se deben tomar decisiones precipitadas y con visión de corto plazo, es más importante analizar las opciones que se presentan y tener una visión positiva del futuro. Si ya se tienen inversiones, se deben conservar porque no es el momento de estar moviendo los portafolios de inversión, porque ante tanta incertidumbre el riesgo se incrementa y los mercados tienen un comportamiento de altibajos.

El adecuado manejo de las finanzas personales, no es algo sencillo, porque se requiere orden y disciplina, que se va realizando día con día, y en un momento como el que estamos viviendo, toma mayor importancia el uso eficiente de los recursos, además se debe adecuar el estilo de vida y a los patrones de consumo al momento actual, por eso, tiempo de crisis son de oportunidad, para replantear la forma en cómo se llevan las finanzas familiares y personales.

*Laura Becerra Rodríguez,. miembro del Colegio de Contadores Públicos de México