¿Para qué me alcanza el dinero?

Al momento de realizar las compras siempre usted y yo asumimos que actuamos convenientemente revisando las alternativas que hay para adquirir lo que se necesita para el hogar, el trabajo, o la vida diaria, además de revisar precios, la calidad de los productos o los servicios, o simplemente escogiendo las cosas que nos gustan; todo lo cual se puede comprobar con los datos del INEGI.

Pero además, la información que publica el gobierno permite ver en qué tipo de productos o servicios gastamos, así como lo que cuesta a los mexicanos adquirirlos, y el tipo de esfuerzos que en todo caso se tienen que hacer para cubrir el importe de lo que las mercancías o servicios que se compran. Para ilustrar lo anterior, se presenta información sobre cuánto gastaron las familias en 2013, y más aún cuánto gastó en promedio cada persona; así como en qué usaron su dinero y cuáles son los productos de uso cotidiano que compraron; para de esta manera saber para qué alcanza el dinero que ganamos.

En promedio, un hogar mexicano de aproximadamente cuatro personas, gastó en 2013 la cantidad de 144,912 pesos, lo que equivale a un gasto diario de 397 pesos; esa misma cifra representó en general 6 salarios mínimos diarios de ese año. Por tanto, para cubrir ese gasto diario, la persona o personas que aportaban los ingresos al hogar tenían que ganar por lo menos esos seis salarios mínimos para completar tan solo los gastos.

Aquellos que no ganaban esta cantidad tendrían que haber usado sus ahorros, o bien recurrir al crédito para hacer sus pagos. Pero los afortunados que ganaban esos ingresos, no tenían opción de ahorrar, limitando así su patrimonio.

A mayor detalle, según el INEGI, en 2013 una persona gastó 37,626 pesos, que equivale a 103 pesos al día, o sea un poco más de uno y medio salarios mínimos diarios de esa época. Ello muestra que si solamente una persona aporta los ingresos en el hogar, requiere más de un salario para sostenerse a sí misma, y por supuesto, no contaría con dinero adicional para la familia.

En cuanto a los productos o servicios que compraron las familias, los datos muestran que sesenta centavos de cada peso gastado se ocuparon para pagar alimentos, bebidas no alcohólicas, gastos relativos a la vivienda, agua, luz, y transporte; lo cual hace evidente que las personas actúan racionalmente y optan por cubrir sus necesidades básicas. Los cuarenta centavos restantes los ocuparon en pagos relativos a restaurantes, ropa y calzado, educación cultura, salud, muebles y artículos para el hogar.

Pero al revisar el gasto de las familias con más detalle, se observan algunos datos interesantes, por ejemplo 11 centavos de cada peso ocupado para comprar alimentos y bebidas no alcohólicas, se destinó a aguas minerales, bebidas refrescantes y jugos, aun con los riesgos que ello implica para la salud. Respecto al dinero que se utilizó para comprar bebidas alcohólicas, tabaco y estupefacientes, 42% fue para adquirir cerveza y 33% para tabaco, ¿qué le parece? En lo que se refiere al dinero que se destina a los pagos por productos y servicios de salud, 36% se pagó por medicamentos,15% a servicios de hospitalización, y otro 26% fue para pagar las consultas medicas y del dentista.

Esto valida la importancia que tiene en el gasto familiar el costo de las medicinas, y probablemente explica en buena medida la expansión de las ventas de productos genéricos. En el caso de los gastos por transporte, más de 40% se asignó a pagar el mantenimiento del automóvil, mientras que otro 32% fue para comprar auto, en tanto que casi un 25% adicional fue para el pago del servicio de transporte.

Este último dato revela la importancia del transporte público en la vida familiar ya que una cuarta parte del dinero disponible se tiene que apartar para pagarlo. Por otro lado, del dinero gastado para recreación y cultura, mientras que las familias gastaron 50% en equipo para recreación, jardines, animales domésticos, así como equipo audiovisual, fotográfico y de procesamiento de información, otro 10% se ocupó para compra de periódicos, libros, material escolar y de oficina. Los datos así presentados validan la importancia del gasto sobre productos que sustentan la cultura, los libros, respecto a otros gastos de las familias.

Finalmente en cuanto a las compras de productos diversos, más de 40% son para productos para el cuidado personal, lo cual contrasta con 3% dedicado a servicios relativos a la protección social o financieros, ¿qué opina?

Sin duda, la revisión de los datos sobre los gastos que realizan las familias, muestra lo que todos por sentido común hacemos: adquirir todo lo necesario para la vida diaria, pero también muestra nuestras preferencias, importantes o no, tales como los productos del cuidado personal por encima de aquellos servicios relativos a protección social. Por lo demás, no hay duda de las limitaciones de ingreso que enfrentan las familias, baste señalar que el gasto diario supera con mucho el salario mínimo del país.

Fuente de información: Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares (ENGASTO). Resultados levantamiento 2013, la cual se puede consultar en la página del INEGI: www.inegi.org.mx. Los datos de los salarios mínimos se pueden revisar en el portal de la CONASAMI: www.conasami.gob.mx

El autor Javier Macedo, quien es profesor de posgrado de la Escuela Bancaria Comercial
Para contacto: [email protected]; o bien, [email protected]
Twitter: @macedomartinez