5 errores comunes en los negocios

En los años 70, los directivos de Chevrolet-General Motors lanzaron al mercado latinoamericano un nuevo modelo llamado el “Nova”, pero sus ventas fueron mínimas. Extrañados ante la respuesta negativa, preguntaron a los consumidores de la época y sorprendidos escucharon la principal razón: el público vinculó el nombre al concepto de ‘no va’, no funciona, en pocas palabras… no llega. Lo que obligó a la compañía a cambiarlo por el de ‘Caribe’.

Al hablar de un mundo como el de los negocios, ya sean startups, franquicias o cualquier negocio propio y del secreto de su éxito, dependemos de múltiples factores, que dependen en gran medida del tipo de negocio que estamos interesados en desarrollar o adquirir. Todos tienen en común algo: son oportunidades latentes de éxito o de fracaso, según sean previstos de acuerdo a los siguientes puntos vitales.

A continuación enlistamos algunos de los más frecuentes:

1. Seleccionar mal a quien se asocia con nosotros.

Aplica para startups, negocios o franquicias. Si tenemos en mente aliarnos con alguien, sea un socio inversionista, un socio fundador o un franquiciatario, tenemos que pensar primero ¿qué queremos? Ubicar el perfil de nuestro socio suele ser complejo, porque hay ocasiones en que nos gana el corazón y queremos compartir el éxito de nuestro concepto con quien sea.

Pero ¡ojo! Si no lo analizas antes, estarás frente una bomba de tiempo, la cual explota al darse cuenta que no persiguen los mismos intereses, o no tienen la misma idea de lo que es el negocio. Lo mismo aplica para la elección de los colaboradores.

2. No comulgar con el ejemplo.

Tu negocio, empresa, startup o franquicia necesita líderes que comulguen con sus ideales. Se necesita gente que ame y viva tan intensamente tu sueño, que sea capaz de incluirse de por vida en el mismo.

3. Dejar a un lado la revisión de procesos.

Cuando no innovamos en los productos que ofrecemos, o dejamos de lado la supervisión de las operaciones, estamos destinados a sufrir problemas; es mejor dedicar tiempo a las mejoras de nuestra empresa, que a combatir malos hábitos; asimismo, las ideas sobre nuevos productos deben estar a la orden del día: no hay que dejar de opinar sobre el servicio o los productos que se comercializan. Esto traerá un beneficio redondo, y ganarán todas las partes, incluyendo los clientes finales.

4. Falta de control emocional.

¿Cuántas veces, por no manejar correctamente nuestras emociones, hemos perdido algo? En este caso, hemos tenido casos donde por un enojo, que en la mayoría de los casos tiene arreglo, se terminan relaciones, culminando con la sustitución del Franquiciatario, o del cierre definitivo del negocio.

5. Mala ubicación de la unidad.

Por ubicación y territorios debemos hacer un amplio estudio, no se puede poner el negocio en cualquier lugar, debemos hacer un estudio amplio de las opciones que tenemos, pues al ubicarnos mal, no tenemos mucha opción; o nos reubicamos o tendremos que desaparecer.

Debemos estar conscientes de este tipo de problemáticas para resolver las diferencias y llegar a acuerdos satisfactorios con ambas partes. El éxito en cualquier negocio radica en la madurez con que se lleven a cabo las negociaciones y los puntos anteriores nos dan la respuesta.

Por Ferenz Feher, CEO Feher & Feher
feher.com.mx